Por Luanna Orjuela Murcia |17 de mayo de 2022, 10:55 AM

La definición de la retahíla, en palabras del retahilero Farid Nema, consiste en "el juego de palabras con vocabulario autóctono de la zona a la cual se quiere mandar un mensaje".

Dionisio Cabal Antillón, ​folklorista costarricense que ha dedicado su vida a estudiarlas más a fondo, señala que su origen es español.

Sus orígenes se remontan al momento en el cual los folkloristas españoles hacían una pausa durante la zarzuela (género musical de España) y una persona empezaba a recitar rimas. Con el tiempo, esas rimas se convirtieron en retahílas, que a su vez se fueron expandiendo hacia Latinoamérica.

Farid Nema, retahilero costarricense de 46 años de edad.

“Cada país la fue adaptando a su nivel. Usted va a Colombia y tienen la trova sencilla y la trova dobletiada, usted va a Cuba y tienen un ratoneo y cuando llega a Costa Rica, los guanacastecos tenemos una sangre distinta y la adoptamos a nuestra tradición con la ventaja de que nosotros somos un cruce entre los indígenas Chorotega y los europeos; los negros con su música y alegría, y el arraigo que ya teníamos como país”, explicó Max Barberena, retahilero.

Se debe diferenciar la tradición popular de la copla de España con la de la bomba, en Costa Rica, que es un verso pequeño de cuatro líneas, con rima en la segunda y cuarta frase; la retahíla que es mucho más extensa y las rimas pueden ser en diferentes partes, además no es tan estructurada como la bomba.

A los seis años descubrió su amor por las tradiciones guanacastecas.

“Amor por mi tierra”

Farid Nema es un retahilero costarricense de 46 años a quien, desde el primer grado de la escuela, se le inculcó el amor por su tierra.

Mis profesoras me inculcaron todo ese amor a la tradición guanacasteca. Y comencé a bailar típico desde el primer grado; durante los siguientes seis años de escuela, seguí bailando. Cuando entré al colegio, también seguí. Ahí empezó todo el amor por mi tierra, por la bomba y por la retahíla guanacasteca”, narró el oriundo de Nicoya.

Es invitado como juez a las escuelas para identificar el talento de las nuevas generaciones. 

Al principio, Nema decía las bombas tradicionales de “toda la vida” y, conforme se fue soltando, empezó a escribir sus propios versos.

“En 2004, perdí a mi padre, y me senté a escribir un poema que me encantó y que le gustó mucho a todos a los que se lo enseñé. A partir de ese momento, trato de darle más contexto criollo y personal a las retahílas”, acotó el profesor de inglés.

“Escucho retahílas desde el vientre”

Barberena se ha convertido en las caras más visibles del arte de las retahílas.

El retahilero de 38 años, Max Barberena, es reconocido por conformar, desde hace 12 años, el elenco de Toros Teletica.

“Cuando uno nace en un pueblo que uno ama, la formación de la cultura es muy natural. En Guanacaste uno escucha retahílas y cimarronas desde que está en el vientre de la mamá. Todas las tradicionales se van impregnando desde que uno es pequeño”, subrayó Barberena.

Max Barberena junto a su colega de Toros Teletica, Carlos Álvarez.

A los 17 años el oriundo de Cañas escribió por primera vez una retahíla propia. “Cuando llegué a San José, me dijeron: ¿cómo es que usted ama Guanacaste, pero no se sabe una retahíla? Entonces, cuando yo hice la primera, le siguió una segunda y tercera y me empezaron a llamar a actividades y fiestas. En el primer Verano Toreado que hizo Canal 7, yo llego como invitado de la Asociación Cívica Palmareña para decir una retahíla en el redondel y, por cosas del destino, me invitan a decirla en televisión. De ahí hasta ahora no he parado de participar en las transmisiones de los Toros”, agregó el cañero.

Barberena desea que los niños se vuelvan a enamorar de su país y considera que “ese amor no debería de morir”. Por eso, recientemente creó el proyecto Cultura Activa, dedicado a ofrecer talleres infantiles de retahílas.

 Barberena y Nema durante una transmisión de Toros Teletica.

Retahílas renovadas

“Los niños tienen que entender que ser retahilero no es polo ni maicero, sino que es un arte. Te puedo asegurar que hay talento. Yo el año pasado llevé a 13 niños a 13 diferentes corridas de Verano Toreado. El año pasado empezamos el primer taller formal de retahílas; agarro a un niño que no sabe decir ni una copla y en ocho semanas lo tenemos en un escenario o en televisión nacional recitando retahílas completas”, explicó Barberena.

Los niños desarrollan habilidades artísticas y escénicas en ocho semanas.

En el taller de Barberena, los niños desarrollan la memoria, pierden el miedo escénico y se divierten ejercitando su creatividad. “El niño se convertirá en la estrella de su escuela, lo van a llamar a todo, y eso es un incentivo, yo los llamo 'las estrellas del Pura Vida'”, añadió orgullosamente el guanacasteco.

Las retahílas se actualizaron: ya no hablan solo de la guitarra y de la marimba, sino que tratan temas deportivos y hasta de política.

Barberena junto a una niña estrella que interpretó en televisión nacional una retahíla.

Por su parte, Farid Nema considera que los menores disfrutan mucho de esta tradición y que, mediante ellos, desean transmitirle un mensaje a las nuevas generaciones: “Esto tiene mucho más por dar y ofrecer”.

Si desea más detalles puede contactar a Max Barberena al 6012-222 y al correo: [email protected] Y puede localizar Farid Nema al 6185-6736 y a su correo: [email protected]

Spotify TeleticaRadio