Última Hora

Contenido comercial

Una familia puriscaleña viajó hasta San José y desde ahí realizó su peregrinación anticipada a la Basílica de los Ángeles, ya que tienen claro que hay restricciones este año, debido a la pandemia.

Su fe los llevó a caminar con agradecimiento por la sanación de don Rider Sandí, quien estuvo en condición crítica a raíz del COVID-19. Ellos aseguran que su recuperación fue un milagro de la Virgen de los Ángeles.

A don Rider lo acompañaron su esposa y otros familiares en esta peregrinación, bajo los protocolos que se han establecido durante el último año.

Como esta familia, muchos fieles católicos han emprendido su camino hacia Cartago en fechas distintas a la que se tiene como tradición, ya que este 1° y 2 de agosto no se podrá visitar el altar donde está la imagen de la Patrona de Costa Rica.