Última Hora

Carlos Aguirre / Consultor Desarrollo Humano Estratégico

Si de algo nos hemos dado cuenta en los últimos quince meses es de todo lo que no sabíamos y tuvimos que aprender a una velocidad nunca vista. Para algunos, no hacerlo implicaba la desaparición de su puesto de trabajo o el ser reemplazado; para otros, el aprendizaje trajo consigo muchas oportunidades. Lo que nos ha sucedido es que hemos puesto en práctica la habilidad blanda más valorada: la capacidad de aprender y, al mismo tiempo, la de desaprender.

El Foro Económico Mundial indica que, de aquí al 2025, tenemos que migrar a nuevas habilidades. Cuatro de ellas son las más importantes: la autogestión, el uso y desarrollo de la tecnología, el trabajo con otras personas y la resolución de problemas. A su vez, estas se dividen en otras diez competencias adicionales.

Todas estas competencias o habilidades que actualmente están siendo trabajadas en las empresas existen desde hace tiempo, solo que ahora les damos un nombre diferente. De esta forma, lo único nuevo que tenemos en el mundo es la pandemia por la COVID-19 y la vacuna, lo demás ya existía, simplemente es que no lo poníamos en práctica consciente. Sin embargo, mucho de lo que estamos viviendo llegó para quedarse, a saber:

  • Reuniones virtuales
  • Teletrabajo o trabajo remoto
  • Capacitaciones virtuales
  • Cuido de la salud
  • Mayor higiene
  • Menos turismo ejecutivo
  • Entre muchas otras que cada uno podría listar

En adelante, una de las principales competencias que debemos tener es aprender a desaprender y a estar preparados, desde ya, para la próxima crisis. Es decir, se trata de entender que el liderazgo que nos trajo hasta acá ya no nos llevará más lejos.  Nunca había sido tan fácil, cerca y económico el aprender, pues tenemos a un clic todas las universidades del mundo, ya que esta pandemia nos volvió más globales.

Con la llegada de la vacuna tenemos la esperanza de que lo estamos viviendo va a terminar. No sabemos la fecha exacta de cuándo vamos a llegar al efecto rebaño, lo que sí conocemos es que llegará eventualmente.

Aún quedan unos meses para que conozcamos de primera mano cómo será ese nuevo normal, esa nueva realidad, y, entonces, veremos llegar con mayor fuerza el 5G, el internet de las cosas, la inteligencia artificial y el big data.

Cada vez estamos viendo menos seminarios web (webinars) y capacitaciones gratis, pues algunas universidades ya han comenzado a cobrar un monto simbólico, pero todavía queda tiempo para aprovechar estas oportunidades con precios que quizás no tendremos en el 2022.

Ya pasaron quince meses y nos quedan algunos más. Este es un excelente momento de establecer algunos objetivos estratégicos en nuestro balance scorecard personal y establecer algunas acciones, las cuales nos muevan a aprender algo que vayamos a necesitar para más adelante. En ocasiones, las empresas y las personas se preparan para enfrentar un mundo que no existe, equipadas con cosas que no funcionan. Por lo tanto, es tiempo de aprender a desaprender y de entender que el nuevo analfabeto de mañana no será la persona que no sepa leer ni escribir, sino quien decida no aprender.

TW QQSM