Última Hora

Luego de el presidente de la República vetara el proyecto de ley de la pesca de arrastre, las reacciones de varios sectores no se hicieron esperar.

Para Jorge Jiménez de Marviva este proyecto carece de viabilidad ambiental, social y respaldo científico y técnico.

“Esto devuelve un rayo de esperanza a miles de pescadores artesanales y empresarios turísticos de Puntarenas y Guanacaste que dependen de que los sistemas marinos sean saludables para asegurar sus sustento”, expresó.

El diputado José María Villalta recibió como una salida coherente que tenía el Poder Ejecutivo.

“Don Carlos Alvarado prometió como candidato oponerse a la pesca de arrastre y no vetar esa ley hubiera sido una gran incoherencia, la pesca de arrastre destruye las especies, impide la renovación de la cadena ecológica”, mencionó.

La Cámara de Pescadores de Guanacaste agradece la lucha contra la pesca de arrastre y por ende el veto.

“A todos aquellos costarricense que ha estado de nuestro de nuestro lado, que por el momento nos sentimos solos, les agradecemos de corazón, gracias”, dijo Martín Contreras.

La legisladora Paola Vega felicitó al presidente y dijo que esto nunca fue una solución para las comunidades.

“Ya era hora que se cerrara definitivamente este doloroso capítulo de dos décadas, a partir de mañana se debe intervenir Incopesca y se deje buscar métodos de pesca selectivos y darle una oportunidad a los más afectados”, destacó.

El Colegio de Médicos Veterinarios de Costa Rica también apoyaron la decisión y ahora piden coherencia a los diputados.

Por su parte, la diputada Carmen Chan Mora, del partido Nueva República manifestó su disconformidad con el veto del presidente, quien “desconoce con esta acción el voto, en dos debates, por mayoría de la Asamblea Legislativa, así como la resolución de la Sala IV que señaló que el proyecto de Aprovechamiento Sostenible de Pesca de Camarón en Costa Rica no tenía vicios de inconstitucionalidad”.

“Por respeto a la decisión de las instituciones democráticas en un Estado Social de Derecho, esperábamos que don Carlos Alvarado sancionara y promulgara esta Ley”, indicó la legisladora.

Sin embargo —comentó— una vez más se le olvida al señor presidente que los derechos humanos de primera, segunda y tercera generación son indivisibles y hay que verlos de manera integral, como el derecho al trabajo, a la seguridad alimentaria y al ambiente. Pareciera que el presidente, con su decisión, no hace una valoración integral de derechos de primera, segunda y tercera generación que deben, todos, tutelarse por el Estado costarricense, a la luz de un modelo de desarrollo sostenible democrático.  

Chan Mora acotó que lamentablemente el gobierno PAC y sus aliados vuelven a usar un tema para polarizar al país, con cálculo y conveniencia política para enrumbarse a las elecciones 2022.

Expresó que mientras el PAC celebra el veto, condenan Puntarenas a más pobreza. “Pero ahora ¿cuál será el plan de reactivación para los puntarenenses? Se olvidan de que esas familias afectadas no son números fríos, si no tienen rostro humano”. 

El diputado Melvin Núñez, del Partido Restauración Nacional, tampoco se guardó nada y se mostró molesto por el veto.

“Hoy es un viernes oscuro, triste, fatal para Puntarenas, increíblemente, recibiendo promesas y mesas de diálogo con engaños, hoy el puerto recibe un golpe letal.

“No podemos confiar en este gobierno y tristemente los porteños van a tener que defenderse solos y seguirla pulseando como siempre lo han hecho, ganándose la vida sin la ayuda de un estado que está centralizado, que está sesgado por ideologías de género, que le gusta promover la homosexualidad, le gusta dividir la opinión pública”, agregó.

El veto del mandatario significa un duro golpe para los 28 diputados que respaldaron el proyecto en primer y segundo debate, pues ahora deberán buscar el apoyo de 38 legisladores para tratar de resellar la ley y aprobarla sin pasar por el Ejecutivo.