Última Hora

El área de cultura sigue siendo la ‘cenicienta’ a la hora de repartir los presupuestos de la Inversión Social Pública (ISP).​

Para el 2018 cultura sufrió una contracción de -10.4% según lo mostró el Informe del Estado de la Nación 2019.

Como explicó la investigadora del Estado de la Nación, Natalia Morales, si se tiene que reducir la inversión social al primero que se le recorta presupuesto es al área de cultura.

“Como es tan poquito dentro de la inversión social (menos de 1%), es un sector que no tiene poder de negociación entonces casi que aceptan lo que les dan. Es un sector súper volátil, cuando usted está con el presupuesto nacional y preguntan dónde se recorta… será en cultura. No se valora, en este país no hay un valor por el área cultural”, indicó Morales.

En el Ministerio de Cultura y Juventud hay organizaciones adscritas como la Compañía Nacional de Teatro, Compañía Nacional de la Danza, Instituto Nacional de la Música, Museo Nacional de Costa Rica, diferentes orquestas y teatros, entre otros.

“Cultura es un sector que tiene un montón de instituciones involucradas, pero con recursos muy pequeños en cada uno. Además, es un sector que está tan diluido no hay una institución fuerte que lo aglutine. No todo lo que se pasa al Ministerio de Cultura llega directamente”, dijo Morales.

Por su parte, la ministra de Cultura y Juventud, Sylvie Durán, acotó, “si veo una contradicción cuando se nos pide que tengamos más inversión en los territorios fuera de la GAM y a la vez se eliminan recursos de la administración central, cuyo fin es precisamente ese. Nos corresponde buscar soluciones y seguir sensibilizando sobre la importancia de la cultura en el país”.

La ministra también expresó que, aunque es difícil avanzar con un presupuesto reducido se han planteado la mejor distribución posible de su uso y alianzas interinstitucionales que les facilita en el Marco del Plan de Desarrollo de Inversión Pública, avanzar en el reconocimiento de los derechos culturales en materia de participación de mayor equidad territorial y del reconocimiento de la diversidad cultural del país.

La investigadora Morales recalcó que es importante que las municipalidades se organicen para efectuar actividades de cultura que llegan de forma más directa a los ciudadanos.

Las municipalidades que invierten más en programas sociales (en términos per cápita) son: Belén (₡91.850), Escazú (₡80.429), Garabito (₡69.229), San José (67.665) y Abangares (₡65.872).

Y los municipios que invierten menos en el área social son: Guatuso (₡4.345), Sarapiquí (5.717), Siquirres (₡7.235), Guácimo (₡7.393) y Buenos Aires (₡7.982).