Última Hora

El flamante presidente izquierdista de Bolivia, Luis Arce, restableció relaciones diplomáticas con el gobierno del mandatario venezolano Nicolás Maduro, al reconocer este miércoles a su nuevo embajador, un año después de que su antecesora, la derechista Jeanine Áñez, las rompiera.

En un acto solemne en la casona presidencial en La Paz, Arce recibió al canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, y las cartas credenciales del nuevo jefe de la misión diplomática, Alexander Yánez, constató la AFP.



El ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia comunicó luego en Twitter que "el Canciller de #Venezuela Jorge Arreaza presentó las Cartas Credenciales de su Embajador ante #Bolivia Alexander Yánez, al Presidente del Estado Plurinacional Luis Arce Catacora y el Canciller Rogelio Mayta".



Arreaza llegó para la toma de posesión de Arce como presidente el domingo y el lunes encabezó la "recuperación" de su embajada en un barrio acomodado en la ciudad de La Paz.



A poco de su llegada al poder en noviembre de 2019, tras la renuncia de Evo Morales a la presidencia por una fuerte convulsión social, Áñez rompió relaciones con Caracas y expulsó a la misión diplomática, bajo denuncias de intromisión en asuntos internos.



Inmediatamente, reconoció como presidente al líder opositor Juan Guaidó, quien había designado a José Gregorio Cumare su embajador en Bolivia.



El gobierno de Áñez invitó a Guaidó a la investidura de Arce, pero el equipo de transición de la administración entrante expresó su protesta e intentó que acudiera Maduro, causando roces diplomáticos entre La Paz y Caracas. Ni Guaidó ni Maduro viajaron finalmente al país.



Las relaciones entre Bolivia y Venezuela fueron estrechas durante los gobiernos del fallecido Hugo Chávez (1999-2013), y el expresidente Evo Morales (2006-2019), y continuaron después con Maduro, pero se interrumpieron con Áñez.



El presidente Arce también recibió en un acto previo al nuevo embajador de Irán en Bolivia, Morteza Tafreshi. El gobierno de Áñez cerró su embajada en Teherán en junio pasado, arguyendo razones de austeridad.



Para nombrar embajadores en Venezuela e Irán, La Paz debe esperar una nominación por parte del poder Ejecutivo y la ratificación del Senado, controlado por el oficialismo.