Última Hora

Las autoridades francesas anunciaron el martes que estaban investigando la muerte de un estudiante de medicina de 26 años, que falleció días después de recibir la vacuna contra el covid-19 de AstraZeneca, pero subrayaron que aún no se había establecido ninguna relación con la inyección.

El estudiante murió el 18 de marzo en la ciudad occidental de Nantes, 10 días después de recibir la vacuna del laboratorio anglosueco.

El fiscal de Nantes, Pierre Sennes, dijo que se le había practicado una autopsia un día después de su deceso, pero que "era necesario realizar más pruebas para determinar las causas y circunstancias de su muerte".

El organismo nacional de control de la seguridad de los medicamentos ANSM dijo que había sido informado de la muerte del joven "en el marco de nuestro mayor seguimiento de los casos de trombosis" y dijo que por el momento no había una relación clara con la inoculación.

"Esta muerte es objeto de una investigación clínica en profundidad", dijo en un comunicado.

La noticia de la muerte de este estudiante se produjo cinco días después de que Francia y otros países reanudaran la vacunación con AstraZeneca tras haberla suspendido brevemente debido a casos aislados de coágulos sanguíneos en algunas personas que la recibieron.

La vacuna ha sido respaldada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el organismo regulador de los medicamentos de la UE, que han afirmado que no existe ninguna relación entre los coágulos sanguíneos y la vacuna.