Última Hora

Un tribunal federal de apelaciones de Estados Unidos suspendió el sábado la obligación de vacunar contra el COVID-19 a los empleados de empresas de más de 100 personas, instaurada por el gobierno de Joe Biden, mientras examina posibles "problemas constitucionales graves". 

La medida del presidente de Estados Unidos dispone que decenas de millones de empleados sean vacunados contra el COVID-19 antes del 4 de enero, bajo pena de tener que someterse a pruebas muy regulares. 

Anunciada a mediados de septiembre, fue adoptada esta semana por el gobierno, y fue inmediatamente impugnada en los tribunales en particular por el estado de Texas, controlado por los republicanos, opuestos a toda obligación de vacunación para luchar contra la pandemia del coronavirus.

Se trata en consecuencia de un gran revés para Joe Biden, quien acababa de lograr su primera gran victoria legislativa con la adopción en el Congreso, el viernes, de su plan de inversión en infraestructura. 

En su decisión, la corte federal de apelaciones de Texas dictaminó que los demandantes habían "dado argumentos que sugerían que existen serios problemas constitucionales y procesales" con el texto del gobierno. 

Por tanto, la medida queda "suspendida" en espera de que el tribunal lo examine sobre el fondo. 

"Podremos desafiar el abuso de poder inconstitucional de Biden en la corte", comentó el gobernador conservador de Texas, Greg Abbott, en Twitter.