Última Hora

Carlos Aguirre / Consultor Desarrollo Humano Estratégico

Al menos en Costa Rica, el 6 de marzo se registró el primer caso de coronavirus y el resto, podemos decir que ya es una historia que hemos experimentado durante 365 días. Dentro de los ámbitos afectados está el empresarial, donde las empresas se han abocado a buscar los líderes que las ayuden a salir adelante en una situación que -en ese momento- desconocíamos casi totalmente, es decir, se trataba de una incertidumbre total. Así es como las preguntas eran en torno a qué cualidades necesitábamos de esos líderes para sobre llevar algo que no sabemos cuándo va a terminar.

Un año después, trabajamos con esos líderes, la analogía de cuáles son las características que se les solicitarían para realizar un viaje al espacio, donde podrían pasar mucho meses confinados en un lugar y sin contacto con otras personas. Ellos deben imaginar el estar ahí y, además, tener un objetivo claro del por qué están ahí.

Michael López-Alegría hizo historia como el primer astronauta nacido en España que viajó al espacio. Durante su carrera, él participó en cuatro misiones espaciales y acumuló 257 días fuera de la Tierra. Además, López-Alegría tiene el récord de paseos espaciales de la NASA, pues realizó un total de diez caminatas en el espacio exterior. El señor López-Alegría hace un buen recuento de cuáles son esas características o cualidades que deben tener las persona que quieran enfrentarse a un viaje al espacio y todo lo que esto conlleva.

Muchas son las pruebas a las que se enfrenta un trabajador de la NASA, pero una de ellas tiene que ver con el desarrollo de equipos de alto rendimiento y su liderazgo. Una pregunta que unos a otros se realizan es: ¿cómo me sentiría con esta persona en este viaje? Los trabajadores no son escogidos solo por sus capacidades técnicas, sino también por las habilidades blandas, por su comportamiento. En este momento, pregúntese cómo se sienten los miembros del equipo con usted. Si ellos tuviesen que ponerle una calificación hoy, a un año de la pandemia, ¿cuál sería?

En este viaje pandémico que aún no ha terminado, ¿cuáles de estas características hemos tenido los últimos 365 días?

Carácter positivo: A pesar de todo lo vivido hasta hoy, ¿qué tan positivos seguimos siendo? No hay nada peor que trabajar con aquellas personas que, en medio de la crisis, no ven nada bueno al final del túnel.

Confianza en sí mismo: ¿Se subiría al cohete de su vida con alguien que no confía en sí mismo?, ¿a quién estamos llevando a bordo de este viaje? y ¿qué estoy haciendo no solo para confiar en mí, sino también en los demás?

Responsabilidad: En momentos cruciales, qué tan responsable estoy siendo por las decisiones que estoy tomando, las cuales no solamente me afectan a mí como miembro, sino a todo el equipo. Cuando evitamos las responsabilidades, no tenemos por qué esperar buenos resultados.

Iniciativa con proactividad: Son tiempos para animarnos a pesar de las circunstancias y construir no solo ese presente, sino además el futuro.

Tranquilidad ante la incertidumbre: En estos momentos complicados se nos está permitido tener miedo, pero debemos actuar a pesar de ello. No podemos paralizarnos, más bien todo lo contrario, esperar siempre lo mejor. Las emociones aflojarán en estos tiempos. Al igual que la alegría, la tristeza también es una emoción que transmitimos.

Coraje: Para cualquier cosa que hagamos necesitamos coraje, ser valientes, y esto no significa tampoco la a ausencia miedo.

Disposición al trabajo en equipo: Esta cualidad no podría faltar en tiempos pandémicos. ¿Llevaríamos en un viaje espacial a un compañero que no tenga esta característica a flor de piel?

A simple vista, estas competencias son muy sencillas, pero de mucho valor para alcanzar los objetivos no solo personales, sino también los empresariales. Se trata de competencias necesarias para seguir adelante a pesar de los tiempos. Este viaje aún no termina, pero ya estamos alistando el regreso tan anhelado, cuyo retorno es tan o más importante que el momento de partida.