Última Hora

Las universidades públicas acordaron reducir en ₡25.795 el presupuesto del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) del 2021.

La decisión se dio a conocer este viernes, luego de que ayer el Gobierno y el Consejo Nacional de Rectores llegaran finalmente a un acuerdo por el traslado del aporte estatal, que por ley debe hacer todos los años a la educación superior pública.

Para el próximo año el FEES, que alimenta a la Universidad de Costa Rica, la Universidad Nacional, el Tecnológico de Costa Rica y la Universidad Nacional Estatal a Distancia, será de ₡515.909,48 millones; sin embargo, las universidades aceptaron reducir esa cifra hasta los ₡490.114,006 millones en el entendido de la compleja situación económica que enfrenta el país por motivo de la pandemia del COVID-19.

“Este acuerdo es coherente con la situación que atraviesa el país y refleja el compromiso de las universidades públicas contribuyendo a enfrentar los retos para superar las consecuencias que está causando la pandemia generada por el coronavirus SARS-CoV-2.

“Asimismo, las autoridades universitarias garantizan la continuidad y sostenibilidad de sus actividades sustantivas, tales como las becas a los estudiantes, docencia, investigación, extensión y acción social”, citó el comunicado de Presidencia.

En el caso de la Universidad Técnica Nacional, que no es parte del FEES pero sí del presupuesto nacional, se acordó un traslado de ₡35.895,52 millones que quedarán en ₡34.100,744 millones por esa reducción extraordinaria.

Otro de los acuerdos tomados fue la creación de una nueva agenda de cooperación entre el Gobierno y las universidades públicas, que impulsará el fortalecimiento del sistema educativo en su conjunto, así como la atención de las necesidades sociales, sanitarias, educativas, económicas y ambientales derivadas del impacto de la pandemia COVID-19

Para la ministra de Educación Pública, Giselle Cruz, el acuerdo muestra el compromiso del Gobierno de la República con la educación y reafirma la visión por apoyarla, como una inversión social necesaria para el desarrollo económico y social, la generación de conocimiento, la movilidad y cohesión social y el enriquecimiento de la identidad cultural del país.

Por su parte, el presidente del Consejo Nacional de Rectores, Luis Paulino Méndez, expresó que “el convenio suscrito garantiza la operación normal de las universidades en sus áreas sustantivas: la docencia, la investigación, la extensión y acción social y sobre todo las becas y beneficios estudiantiles. Con ello se reconoce el valor público, que generan las universidades estatales al país”.

El presupuesto del FEES crece poco con respecto al año anterior, cuando se acordó el traslado de ₡512.781,51 millones y otros ₡35.677,88 millones para la UTN.