Última Hora

Mientras en Santa Cruz arrancan, las fiestas, en San Marcos de Tarrazú terminaron ayer. Pero con una alegría que se contagia.

El último día de las fiestas patronales allá, es el día de la "chinga", como lo llaman los tarrazuceños.

Todos se tiran a las calles como preámbulo para uno de los encuentros más esperados del año: el partido de "gordos contra flacos".