Última Hora

Semanas de relativa calma quedaron atrás con la actividad registrada este viernes por el volcán Poás.

Desde muy temprano, las cámaras que vigilan el coloso delataban que el Poás estaba inquieto.

En menos de 12 horas este viernes, el volcán registró al menos 8 erupciones considerables en las cuales involucró gases y ceniza principalmente.

El reporte de la Red Sismológica y el Ovisicori indica que las columnas de ceniza y gases alcanzaron hasta los 200 metros de altura sobre el cráter.

Hablamos de una actividad que no se presentaba en al menos el último mes.

Otra de las novedades que registra el coloso es la pérdida de su lago cratérico, lo que provoca que la salida de gases se haga sentir en las comunidades cercanas al Poás.

No hay reporte de que el volcán haya tenido que cerrar o evacuar visitantes por la actividad de este viernes.