Última Hora

Varios vecinos de Bebedero en Cañas, Guanacaste, quienes se vieron afectados por las lluvias que dejó la depresión tropical Eta en el país,  fueron víctimas del hampa cuando se refugiaban en un albergue de la zona.

Los delincuentes entrar a robar a las casas de los afectados por las inundaciones y se llevan todo lo que hay.

“En una sola noche se llevaron los objetos que durante tantos años se luchó para conseguir. Se metieron cuando aún había agua porque cuando llegamos aquí no había huellas y las cosas que no se habían mojado, que estaban en bolsas, las rompieron y las tiraron al suelo”, dijo Jonathan Zeledón, vecino afectado.

Algunas de las casas donde ingresaron los antisociales están a tan solo 20 metros de la delegación policial.