Última Hora

Rónald Agüero, el oficial de tránsito investigado por dispararle y matar a un conductor en Tárcoles, no se arrepiente de su actuación.

Afirma que le habría dolido, aún más, no evitar el atropello de su compañera de trabajo. 

Hace una semana, Agüero utilizó su arma de reglamento por primera vez.

Lo hizo durante un retén sobre el puente Tárcoles, en el Pacífico central, por considerar que la vida de su compañera estaba en peligro.

El oficial activó el arma contra el vehículo de un hombre de apellidos Sánchez Alvarado.  

Él falleció minutos después en el hospital Monseñor Sanabria, donde llegó grave por un disparo en la cabeza. 

Ronald tiene 24 años, casi dos de ser oficial de Tránsito: el sueño de toda su vida. 

Ahora solo puede trabajar en labores administrativas, no puede salir del país, tampoco portar armas y debe firmar una vez al mes mientras se realiza la investigación.

En el vehículo que conducía el hombre fallecido, la policía fiscal ubicó gran cantidad de unidades de licor de contrabando.