Última Hora

Un empresario ruso detenido en Costa Rica teme ser deportado a su país pues afirma que sería torturado.

Es la voz del empresario de origen ruso Igor Grigorenco, quien fue detenido por Interpol en febrero de este año.

La justicia de su país lo requiere por un presunto fraude de un millón y medio de dólares en perjuicio de su madrastra.

El extranjero y su madrastra quedaron como beneficiarios de una herencia y a la vez de una deuda luego de la muerte del padre del ruso en el 2013.

Autoridades rusas atribuyen a Grigorenco ser el autor del fraude, ya que presuntamente habría falsificado obligaciones relacionadas con la deuda que tenía su padre.

Grigorenco y su esposa denuncian que durante estos meses ninguna autoridad ha escuchado su versión y aseguran que muchos de los documentos usados para la solicitud de extradición están mal traducidos.

El empresario, quien desarrolla actividades de pesca deportiva en Jacó, desde el 2012, está preso en la cárcel La Leticia en Guápiles.

Observe todos los detalles en el video adjunto.