Última Hora

Los especialistas en biología forense del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) no descansan en el análisis de 10 casos de muestras recolectadas en torno al caso del crimen múltiple en Liberia, ocurrido el mes pasado en el barrio La Victoria. 

Se trata de material recolectado de las prendas de los cinco jóvenes asesinados, así como material con el que fueron amarrados los cuerpos y hasta del hallado en las paredes de la casa del sospechoso de apellidos Ríos Mairena, quien fue detenido la semana pasada.

El objetivo de estos análisis es trazar un perfil genético del asesino de los estudiantes universitarios, cuyo crimen ocurrió la madrugada del jueves 19 de enero en una casa de habitación.

En el lugar encontraron a los cinco jóvenes sin vida en uno de los cuartos. Estaban degollados, amordazados y atados de pies y manos.

A los fallecidos los identificaron como Stephanie Hernández, Joseph Briones, Dayanna Martínez, Ingrid Méndez y Ariel Vargas. Cuatro de ellos eran estudiantes de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Las autoridades señalan que el posible móvil de la masacre sería una fantasía sexual con una de las víctimas.

El OIJ indica que el sospechoso -a quien le impusieron un año de prisión preventiva y se encuentra en La Reforma- tenía antecedentes por tráfico de drogas y lo describe como una persona muy violenta.

El hombre, aparentemente, tenía fácil acceso a la parte trasera de la casa donde se encontraban los fallecidos, porque habitaba en la vivienda de al lado con sus abuelos.

Lea también: