Última Hora

Intervenciones telefónicas señalan que un exfuncionario ligado durante décadas al Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) es sospechoso de ser una pieza clave en la dinámica de dádivas y sobornos del caso "Cochinilla".

Además de estar vinculado a la institución durante todo ese tiempo, en un par de ocasiones fungió como director interino.

Según un extracto de las conversaciones telefónicas intervenidas por la policía, él  es sospechoso de negociar dádivas a partir de su alto cargo en el área financiera.

El sospechoso es Carlos Eduardo Solís Murillo, exgerente de Adquisiciones y Finanzas de la institución, quien inició su carrera en el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) en 1991, hace 30 años.

Durante esa larga trayectoria, siempre ocupó puestos relacionados con el área financiera y contable, según consta en la página web del Consejo de Administración:

  • De octubre 1991 a mayo 1994, jefe de Sección de Contabilidad General. 
  • De junio 1994 a febrero 1995, subjefe de Departamento de Contabilidad.
  • De marzo a setiembre de 1995, oficial presupuestal. 
  • De octubre 1995 a setiembre 1996, jefe de Departamento de Contabilidad. 
  • De octubre 1996 a octubre 1997, jefe de Departamento Financiero.
  • De noviembre 1997 a agosto 2001, director del Departamento Financiero y Ejecución Presupuestaria.​

Según la misma fuente, llegó a Conavi en agosto de 2001, apenas dos años después de que el consejo iniciara sus operaciones.

En esa entidad, que hoy está en el ojo del huracán por el caso "Cochinilla", fue escalando hasta convertirse en gerente. 

En medios de prensa consta, incluso, que en al menos dos ocasiones ocupó la dirección interina de Conavi como recargo: una en 2013, cuando renunció José Luis Salas, y otra en 2017 cuando German Valverde dejó de ser el jerarca del Conavi para convertirse en el ministro de Obras Públicas y Transportes.

Él recientemente se acogió a su jubilación.

Pieza clave

El funcionario, quien hace dos días cumplió 60 años, fue detenido el lunes como sospechoso de beneficiar a empresas constructoras a cambio de dádivas y favores sexuales.

Según consta en una parte del expediente del caso "Cochinilla", revelada por Noticias Monumental, habría solicitado y recibido por parte del representante de una compañía 70 kilos de diferentes tipos de carne y embutidos, así como 50 paquetes de tortillas para una fiesta privada.

Randall Rivera, director del citado medio de comunicación, también dijo que Solís, según las pesquisas de la Fiscalía, habría recibido 600 mil colones de MECO, 10 botellas de licor de Alsofrutales, 200 mil colones de Dicooc, otros 200 mil colones de Constructora Hermanos Bustamante y el mismo monto de Constructora FCC, todo esto a cambio de mover sus pagos.

Además, otra de las dádivas habría sido el pago de la cuenta de un bar, donde habría ido a comer con varios funcionarios del Conavi. La factura sumaría 140 mil colones.

Las escuchas telefónicas también apuntan a que Solís habría sido invitado, junto a sus compañeros de trabajo, a Puerto Viejo de Limón, al Hotel Best Western en Jacó y hasta a Panamá.

Este viernes se conoció que el Ministerio Público solicitó un año de prisión preventiva contra el gerente de Adquisiciones y Finanzas del Conavi, argumentando tres peligros procesales: peligro de fuga,  obstaculización de la investigación y continuidad delictiva.

La audiencia llegó este viernes a su cuarto día y todavía se encuentra en desarrollo, precisamente con los alegatos de la defensa de los sospechosos.