Última Hora

La contención de la minería ilegal en la zona de Crucitas de Cutris, en San Carlos, no se mantendrá por mucho tiempo.

Así lo aseguró esta mañana ante los diputados el ministro de Ambiente, Carlos Manuel Rodríguez, quien advirtió que los esfuerzos de las autoridades por combatir la situación en la Zona Norte “no son sostenibles en el tiempo”.

El ministro aseguró que la labor encomendada al Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) fue el de contener y atacar la problemática en Crucitas y que, al día de hoy, la actividad minera y la ocupación humana en la zona es mínima, pero insistió en que el Gobierno no tiene los recursos económicos para mantener esas labores por mucho más tiempo.

Rodríguez compareció ante el plenario legislativo a 13 días de dejar su puesto como jerarca de esa cartera para asumir como el nuevo CEO del Fondo Mundial Ambiental (GEF, por sus siglas en inglés) durante los próximos cuatro años.

La intención de la interpelación, propuesta por los liberacionistas Wágner Jiménez, María José Corrales y Jorge Luis Fonseca, críticos todos de la gestión de Rodríguez, era precisamente que este rindiera cuentas sobre los esfuerzos que ha hecho MINAE en la contención del problema en Crucitas y la disputa legal que existe entre el Estado y la canadiense Infinito Gold.

Ahí el jerarca defendió su oposición a la minería a cielo abierto en el país y la debilidad que existe en la legislación nacional en el tema de la minería general, especialmente por el “canon precario” que el Estado cobra por esta actividad (2%) y la falta de recursos para la supervisión y control de esa actividad en el territorio nacional.

Rodríguez minimizó el impacto de la actividad ilegal en Crucitas y aseguró que, contrario a lo que ha dicho la Dirección de Geología y Minas (también del MINAE), el oro extraído de esa zona ronda los $60 millones y no los $197 millones que afirmó la dirección días atrás.

“La información verídica es la Setena, que aplica una regla de 2.15 gramos de oro por tonelada de material, eso nos da $60 millones, que es 300% menos que lo que se ha dicho públicamente.

“Pero así sean $60 millones o $90 o $197, aquí lo importante sin importar la cifra es que se lo están robando la cantidad que sea, y es inaceptable que esto suceda dadas las condiciones de necesidad que vive el país”, afirmó.

Añadió, además, que la contaminación por cianuro o mercurio no ha podido ser tratada en esa y otras zonas del país precisamente por falta de recursos que podrían obtenerse de un aumento en el canon minero.

El jerarca reiteró que su misión en esta materia fue la de contener y reducir la problemática en Crucitas, que asegura tenía 4.500 personas extrayendo oro en 2017 y que ahora es un grupo muy reducido.

Rodríguez también refutó la afirmación del legislador Jiménez de que todo el oro del país iba para Nicaragua.

“Permítame informarle que la mayoría del oro de este país sale por el Aeropuerto Juan Santamaría, oro que se asegura es fundido a partir de joyas y sale aprovechándose de un vacío legal”, afirmó.

También respaldó que detrás de la minería en Crucitas está el crimen organizado y que hay un gran número de estructuras de este tipo financiando esa explotación ilegal.

Repase aquí la comparecencia del ministro: