Última Hora

La ministra de Educación, Giselle Cruz, aseguró esta noche ante los diputados que es “impensable” acelerar el proceso de vacunación en el caso de los educadores.

Por determinación del Ministerio de Salud, los docentes quedaron ubicados en el grupo 4 dentro del esquema de prioridad para recibir la vacuna contra el COVID-19.

Esa decisión, sin embargo, levantó airadas críticas de los sindicatos de Educación y los propios maestros y profesores, que aseguran que el regreso a las clases presenciales a partir del 8 de febrero próximo los expone a contraer el virus y supone también un riesgo para los estudiantes.

“Hemos hecho algunas diligencias y tenido acercamientos con el Ministerio de Salud para buscar una vacunación más rápida, sin embargo hoy es impensable que se pueda acelerar el proceso de vacunación”, dijo tajante la jerarca ante las preguntas reiteradas de los legisladores.

Cruz sí aclaró que los educadores mayores de 58 años o con factores de riesgo fueron ubicados en los grupos 2 y 3 del esquema de vacunación, por lo que recibirán sus dosis antes. Ese grupo ronda, según la jerarca, alrededor de 4 mil docentes.

La ministra defendió ante los legisladores que el regreso a la presencialidad es indispensable para atender la creciente brecha que ya existía entre la educación privada y la pública y que no hizo más que agigantarse con la pandemia y la virtualidad durante la mayor parte del año pasado.

Insistió además en que hoy el país “sabe más de la pandemia” y que ese conocimiento permite elaborar protocolos mucho más claros y eficaces para garantizar un regreso seguro a las aulas.

Los diputados, empero, no terminaron de convencerse sobre si ese es el camino más seguro en este momento de la pandemia, especialmente cuando durante meses con las aulas vacías el MEP no logró subsanar muchas de las órdenes sanitarias que ya pesaban contra cientos de centros educativos en el país.

Exclusión

El otro tema que concentró la atención de los diputados fueron los índices de exclusión escolar durante el 2020.

Cruz aseguró que al final fueron 18.384 los estudiantes que no tuvieron ningún contacto con el centro educativo al final del año.

Esa cifra, sin embargo, se una a los 324 mil que a junio del año anterior reportaron problemas de conectividad ya sea por falta de equipo o de acceso a internet.

El frenteamplista José María Villalta cuestionó que las cifras de exclusión no incluyen esa arista y que por lo tanto no reflejan realmente la magnitud del problema.

La ministra, además, aseguró que hoy investigan a 2.397 docentes que durante la pandemia no tuvieron ningún contacto con sus estudiantes ni hicieron el esfuerzo por lograrlo.

Según la jerarca, esas cifras de exclusión se explican en el análisis de datos del que ahora dispone el MEP y que permite entablar un flujo de comunicación con los centros educativos, sus directos y los directores regionales.

“Ahora podemos trabajar en alertas tempranas, mantener observada a la población más vulnerable y darle seguimiento. No es lo mismo decir que está aumentado la exclusión a nivel general que decirle a un director a usted se le fueron 25 estudiantes como ya sucedió, es un proceso más puntual”, señaló.

El regreso a clases está previsto para el próximo lunes 8 de febrero bajo una modalidad mixta, que incluirá una vuelta escalonada a las aulas en horarios graduales y según la edad de los estudiantes.

Además se deberán cumplir una serie de protocolos como el uso obligatorio de mascarillas para todos los mayores de 6 años o el lavado continuo de manos.