Última Hora

Finalmente este miércoles el presidente Luis Guillermo Solís se pudo presentar en la Asamblea Legislativa para dar a conocer su informe de labores.

Durante el discurso el mandatario destacó los logros de su gestión durante los 12 meses anteriores y de cara al siguiente periodo dijo que “el cuarto año de nuestro mandato se inicia, pues, con una perspectiva positiva en cuanto a logros aunque incierta en lo referente a medios para alcanzarlos”.

Antes de empezar a enumerar lo alcanzado Solís explicó que en el país la “la acción del Poder Ejecutivo –por disposición constitucional la instancia encargada de conducir al Gobierno- no pueda ejercerse sin límite de suma”.

Al tiempo de que anotó cómo muchas veces los proyectos no avanzan o se atrasan en la maraña institucional que es el gobierno nacional.

“Creo que hemos logrado –con paciencia y argumentos convencer a varios de esos sectores para que se sumen a la gestión de la Administración y aprieten el paso en el cierre de muchos proyectos que hubieron de esperar dos años y aún más para madurar”, aseguró el mandatario.

Economía

En el campo económico Solís destacó el crecimiento económico en este periodo y lo catalogó como “notable”, añadiendo que “al pasar del 3,7% del 2015 a un 4,1% en el 2016. Este aceleramiento se desmarca del entorno latinoamericano donde los países registraron una contracción del 1,1% y un crecimiento que en promedio no alcanzó el 2%”.

“Con orgullo, podemos afirmar que se logró la reactivación de la economía que nos propusimos desde el inicio de nuestro mandato”, dijo Solís sobre el indicador que pasó del 5,4% del PIB en el 2013 a un 5,2% del PIB en el 2016.

En este ámbito también indicó que se redujo el déficit fiscal durante el 2016, “sin contar con nuevos ingresos, ni recurrir a recortes violentos en los gastos de programas esenciales que terminan por afectar los servicios públicos y golpear la confianza de la ciudadanía en las instituciones democráticas”.

Solís urgió a los legisladores a aprobar la modificación del impuesto de ventas en un impuesto al valor agregado, así como una reforma a la ley del impuesto sobre la renta.

Con estas leyes, el gobierno espera reducir el déficit fiscal a niveles manejables, cercanos al 3% del PIB, y revertir la tendencia a la baja en la calificación de la deuda costarricense por parte de las agencias internacionales.

Sobre la llegada al país de Texas Tech y el proyecto de Discovery Solís aseguró que “esto ha sido posible por el buen nombre y reputación de nuestro país, pero también por nuestras condiciones de competitividad y la promoción realizada por agentes públicos y privados”.

Pobreza

Durante su gobierno Solís siempre ha declarado que la disminución de la pobreza es una de sus metas y según dijo a los diputados se alcanzó “el índice más bajo de pobreza de los últimos siete años 20,5%”.

El presidente acotó que desde el lanzamiento de la Estrategia Nacional Puente al Desarrollo en el 2015 se han invertido más de ₡136.000 millones.

Sobre la seguridad social señaló “la implementación de un segundo turno y jornada de trabajo vespertina en hospitales nacionales, áreas de salud y centros de salud de las regiones Central Sur, Central Norte, Pacífico Central, Chorotega y Brunca”, en la búsqueda de la disminución de las listas de espera.

En el campo de la educación destacó “la promoción de nuevos bachilleres fue del 73%, la cifra más alta jamás registrada en la historia del país” y las cifras más bajas en exclusión en los últimos 10 años, un 4% en el sistema educativo y un 8,4% en secundaria.

Gobierno

“Uno de los pilares del Poder Ejecutivo es la lucha frontal y fehaciente contra la corrupción. Costa Rica logró en el 2016 su mejor calificación en el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional”, indicó Solís en el apartado de las reformas y funcionamiento del gobierno.

Sobre algunos retos que enfrentó su gestión recordó la crisis migratoria que se vivió en el país en el 2016 y el embate de la naturaleza.

Sobre el ingreso de extranjeros aseguró que fueron “más de 26.000 migrantes en condición irregular ingresaron al territorio nacional por la frontera sur en Paso Canoas, en dos oleadas: entre noviembre de 2015 y febrero de 2016, y posteriormente, a partir de abril del 2016”.

Sobre esta coyuntura Solís añadió que “el esfuerzo diplomático del Estado costarricense para promover un tránsito seguro de las personas migrantes por la región centroamericana, y el trabajo interinstitucional para brindar una atención humanitaria, recibió el reconocimiento de la comunidad internacional y de organismos de derechos humanos, como el ACNUR”.

El 2016 “fue un año en el que juntos, instituciones y ciudadanía, logramos un trabajo sin precedentes en el manejo de emergencias, siempre apegados a la ley, de forma transparente, procurando la eficiencia y la eficacia en la ejecución de recursos para atender las zonas diezmadas y a las familias que necesitaron de la ayuda del Estado y de todos y todas las costarricenses”, aseguró Solís.

A modo de conclusión Luis Guillermo Solís concluyó que “no nos detendremos en la ruta del cambio. Cuando sea posible concretarlo lo haremos aunque nos encontremos  en los momentos postreros de esta Administración. Y cuando no lo sea haremos nuestro mayor esfuerzo por avanzarlo hasta donde el mandato popular nos lo permita”.

En este enlace puede acceder al discurso completo.