Última Hora


Durante una conversación telefónica, en la que participaba la gerente de Proveeduría del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), se indicó que las dádivas que recibían del dueño de Constructora Herrera eran “de Dios” (ver video adjunto).

Esa llamada fue registrada por los agentes judiciales el 13 de abril del año pasado.

La intervención telefónica, contemplada en el expediente judicial, señala que el empresario enviaba dinero a la funcionaria pública de forma regular, incluso por medio de un mensajero, quien lo trasladaba desde San Carlos hasta San José. 

Se relatan pagos de hasta dos millones de colones mediante esa dinámica; pero, además, se estaba planeando la compra de un vehículo. Según la conversación, se habría concretado y el mismo habría sido entregado a una hija de la funcionaria del Conavi. "Mi carro viene de Dios", aseguró en una llamada.

El dueño de la empresa y la trabajadora permanecen detenidos a la espera de medidas cautelares por el llamado caso “Cochinilla”.