Última Hora

Irán derrotó a Marruecos en el primer juego del Grupo B gracias a un autogol que llegó en tiempo de reposición.

Los equipos dieron un espectáculo pobre y las emociones llegaron hasta los últimos minutos de juego.

Durante la primera parte el balón lo dominaron los marroquíes, pero no llevaron poco peligro al área de Ali Beiranvand.

Con la posesión a su favor los de Marruecos encerraron a los dirigidos por Carlos Queiroz, que regalaron la iniciativa al tiempo que cerraron los caminos verticales. Los mediocampistas marroquíes lograban pasar el balón sin problema de lado a lado, pero pocas veces con profundidad.

Al minuto 18 un entrevero en el área de Irán dejó varios remates bloqueados y al 29’ Amine Harit obligó a Beiranvand a figurar tras un venenoso remate.

Irán por su parte seguía encerrada en su caparazón y al 42’ encontró en el contragolpe una clara. La presión en la medular permitió robar el cuero y lanzarse al ataque, pero una definición débil de Sardar Azmoun ahogó la ilusión iraní.

En la segunda parte Irán salió más suelta del camerino y empezaron a copar la media cancha, pero Marruecos logró recuperar su buen momento de la inicial y mantener la presión sobre sus rivales.

Centros, remates de media distancia obligaron a la zaga iraní y a Beiranvand a intervenir en varias ocasiones, lo que permitió al combinado encontrarse el gol del triunfo en tiempo de reposición.

Aziz Bouhaddouz anotó en su marco al minuto 94 y anuló todo lo bueno que había hecho su equipo hasta ese momento.