Última Hora

Las gotas en la ropa de los turistas que este jueves visitaron el volcán Poás, evidencian la intensidad de la lluvia ácida.

De acuerdo con expertos vulcanólogos los gases del macizo como dióxido de azufre y ácido clorídico están más intensos lo cual se combina con un descenso en la laguna del cráter.

Eso al combinarse con la lluvia o nubosidad produce la lluvia ácida lo cual genera picazón y destiñe la ropa.

El experto agrega que lo recomendable para los pobladores de la zona y quienes visiten el volcán, es que usen camisas de manga larga, capas u otro tipo de protección.

Según el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica, el lago del Poás desapareció, precisamente debido a la actividad en que se encuentra.