Última Hora

La viceministra de Vivienda, Ana Cristina Trejos, reintegró este viernes los ₡10.953.163 que le pagó la Oficina de Gestión Institucional de Recursos Humanos del Ministerio de Vivienda por error.

Trejos, quien ya había acordado un arreglo de pago con el ministerio de Hacienda, aseguró que solicitó un préstamo en una entidad bancaria para devolver de manera inmediata los dineros recibidos.

“Al enterarme del error administrativo, de forma voluntaria e inmediata me puse a las órdenes para reintegrar al Estado lo que se me había atribuido de más, proponiendo un arreglo de pago.

Lea también: Presidente Solís solicitó revisar pluses salariales de empleados públicos

“Sin embargo, después de más de dos meses de gestión, sin respuesta definitiva de la Oficina de Gestión Institucional de Recursos Humanos, como una muestra de mi transparencia y compromiso ético, esta semana solicité un préstamo personal a una entidad bancaria, con el fin de pagar la totalidad de la deuda y así enmendar definitivamente el error al que fui inducida”, dijo Trejos.

La viceministra aseguró que no tuvo injerencia alguna en el cálculo que derivó en el pago equivocado, y que tampoco nadie de la administración le hizo ver el error.

Lea también: Viceministra de la Presidencia renuncia a sobresueldo mientras espera estudio de Procuraduría

“Iniciando la administración entregué todos mis atestados al órgano administrativo pertinente, la Oficina de Gestión Institucional de Recursos Humanos. Fueron ellos quienes calcularon el monto correspondiente a mi salario, incluyendo pluses y demás componentes.

“En ningún momento de lo que llevamos de esta Administración, los  funcionarios responsables de estos temas me indicaron que existía un error, reiteradamente se me fundamentó que el monto establecido era el correcto, lo cual consta por escrito en comunicaciones formales, en las que se me indicó que el 30% de prohibición era inherente al cargo y en razón de mis atestados, afirmando incluso que dicha asignación no dependía de la voluntad del funcionario y era irrenunciable”, dijo.

“No soy responsable por el error administrativo, pero sí me hice responsable de arreglar esta situación de inmediato, y eso conlleva la devolución del dinero”, finalizó.