Última Hora

Nacional

Uber es el segundo servicio de transporte público más utilizado del país, afirma encuesta de la UNA

Un 97% de los encuestados dijo estar satisfecho con el servicio de la plataforma digital

Juan José Herrera 10/12/2018 07:40

Uber es el segundo servicio de transporte público más utilizado en Costa Rica, solo superado por el autobús.

Este es el principal hallazgo de la Encuesta de Percepción sobre Aspectos de Coyuntura y Culturas Políticas en Costa Rica 2018 desarrollada por el Centro Tecnológico de Investigación Social del Instituto de Estudios Sociales en Población (IDESPO) de la Universidad Nacional.

El estudio, realizado entre agosto y setiembre anterior vía telefónica a 1003 personas, destaca que 49,5% de los entrevistados aseguró que siempre o casi siempre utiliza el autobús, mientras que un 24% se inclinó por la plataforma digital.

La encuesta, que tiene un nivel de confianza de 95% y un margen de error de 3,1%, señaló además que los porteadores o taxistas piratas son la tercera fuerza más utilizada con un 16%, por encima de los taxistas formales o rojos (11,6%) y el tren (1,4%).

Entre aquellos que respondieron utilizar el transporte público también se les consultó sobre su nivel de satisfacción con los servicios que emplean.

En este apartado Uber tuvo un apabullante 97% de aceptación, muy por encima de otros como el autobús (72.3%), tren (71,8%) y taxis rojos (57,1%). Los porteadores o taxistas piratas obtuvieron un 16,2%.

El 85% de los entrevistados dijo estar enterado del conflicto entre Uber y los taxis formales y un 87,9% dijo estar de acuerdo con que el servicio se mantenga en el país siempre y cuando sea regulado por el Estado.

Un 35,8%, por su parte, afirmó preferir que el servicio siga prestándose sin la supervisión de las autoridades gubernamentales.

El estudio, además, asegura que seis de cada 10 ticos están en desacuerdo o algo en desacuerdo con el matrimonio civil o las uniones de hecho entre personas del mismo sexo.

Además, cuatro de cada 10 encuestados opinan que las iglesias deben pagar impuestos.