Última Hora

Bary Robert, empresario y presidente de Turismo por Costa Rica, augura un panorama poco favorable para el país con la pérdida de unos $600 millones en los próximos meses con la implementación del código QR.

Para Robert, esta medida del Ministerio de Salud podría significar una pérdida millonaria mensual durante la temporada alta que se aproxima, ya que muchos turistas que no se quieren vacunar van a cancelar sus reservaciones.

“Esperamos una respuesta del gobierno de planteamiento de solicitud de posposición de la implementación del QR. Le pedimos al presidente Carlos Alvarado que lo pospongan porque nuestro negocio es internacional y requiere más tiempo para acomodar las cosas”, dijo Bary Robert.

El sector turismo, que es uno de los más golpeados por la pandemia en nuestro país, asegura que las autoridades no les tomaron en cuenta para el planeamiento de la implementación del código que será obligatorio para todos los comercios a partir de enero de 2022.

Los datos del sector dicen que el 47% de los turistas que entraron a Costa Rica durante la pandemia no estaban vacunados.

“Hay muchas cancelaciones que se están dando y el problema es que no se nos consultó, nosotros estamos anuentes a la vacunación y la mayoría del sector turismo ya está vacunado. No estamos en contra de la vacunación ni de implementar el código QR, solo queremos que nos den más tiempo para hacer los ajustes necesarios y más aún cuando los próximos seis meses son los principales para recibir turismo en el país”, comentó Robert.

El sector espera que su implementación se atrase por lo menos hasta el 1 de mayo de 2022, si no es así, esto podría suponer la pérdida de un 30% del turismo en los próximos seis meses.

Otra gran incongruencia que ve el sector con todo esto es que hoy en día no se les exige a los turistas la vacunación, pero a partir del 7 de enero de 2022 no podrán ingresar a ningún hotel, restaurante o actividad de ocio sin QR. Consideran que esta decisión es ilógica y contradictoria.

“Luego del anuncio del código, esta semana ya hemos perdido $500 mil solo en cancelaciones. Hay que resaltar que el turismo es un negocio a largo plazo y que las reservas se hacen normalmente con un mínimo de cuatro meses de anticipación. Venimos saliendo de la peor crisis que ha tenido el turismo en toda su historia donde decenas de miles de familias perdieron sus ingresos y negocios”, agregó Bary Robert.

Youtube Teletica