Última Hora

El Tribunal de Apelación anuló la absolutoria en favor de cuatro orientales acusados de lavar más de 2 mil millones de colones, pero la Fiscalía teme que el nuevo juicio no se realice porque los sospechosos salieron del país.

Los hechos se relacionan con el decomiso de tres millones y medio de dólares que hizo la policía en el 2019 en una casa ubicada en el Barrio Chino en San José.

Por este caso cuatro orientales de apellidos Weng, Feng, Hu y una mujer apellidada Li, fueron absueltos de toda pena y responsabilidad por el delito de legitimación de capitales provenientes del narcotráfico.

Sin embargo, la Fiscalía apeló y el 29 de junio, el Tribunal de Apelación de Sentencia del II Circuito Judicial de San José, anuló el fallo.

Ese tribunal señaló que la absolutoria en favor de los cuatro imputados se basó en una errónea interpretación y aplicación de normas, además de una valoración incompleta y equivocada de la prueba y por eso ordenó un nuevo juicio.

“Estas personas fueron eximidas de toda responsabilidad penal el 06 de julio del 2020, cuando el tribunal penal del I circuito judicial de San José expuso una serie de argumentos que, un año después, fueron calificados como equivocados, por el tribunal de apelación. 

“Ahora corresponderá al tribunal penal del I circuito judicial de San José señalar la fecha en que se llevará a cabo el nuevo debate oral y público, sin embargo, la Fiscalía señaló que, aunque se encuentra satisfecha con la resolución, lamenta que el futuro del juicio es incierto, puesto que se acreditó que, tras la sentencia absolutoria, los imputados salieron del país”.

Según la Fiscalía, el Tribunal de Apelación validó las actuaciones del Ministerio Público y el OIJ, ya que, durante el juicio, el tribunal había considerado ilegítimo el trabajo de ambos entes y anuló los allanamientos y la evidencia, incluyendo el decomiso de $3.5 millones de dólares y ¢240 millones de colones, así como un vehículo de lujo recién adquirido, de acuerdo con la investigación, la estructura criminal actuó entre junio y agosto del 2018, y de enero a abril del 2019.

En ese lapso los sospechosos llegaron a almacenar y movilizar, al menos 19 millones de dólares y 261 millones de colones, o sea más de 2 mil 300 millones de colones, en viviendas ubicadas en el paseo colón y el Barrio Chino.