Última Hora

El puente sobre el río Blanco en Guayabo de Bagaces, Guanacaste, fue arrastrado por una cabeza de agua durante el paso del huracán Otto en noviembre anterior.

Por varios días no fue posible transitar por este sector, pues la vieja estructura quedó sobre el cauce, en pedazos. Sin embargo, trabajadores del Instituto Costarricenses de Electricidad (ICE) se hicieron cargo de levantar un nuevo puente.

Según la institución, 10 obreros laboraron por tres semanas hasta levantar esta obra de 13 metros de longitud y 3,83 metros de ancho.

Los trabajos de reconstrucción fueron efectuados en coordinación con la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), que destinó los recursos necesarios para la atención de esta obra de extrema urgencia.

Además, el puente original no tenía paso peatonal, pero se procedió a construirlo y ahora también se puede pasar caminando.

En esa zona impactada por el huracán se encuentra el Campo Geotérmico Miravalles, por lo que ICE ha estado trabajando intensamente en labores de apoyo en otras obras comunales.

Por ejemplo, el puente que comunica La Fortuna y Cuipilapa en Bagaces también fue destruido por Otto. Sin embargo, una rápida intervención del ICE permitió habilitar un paso provisional muy cerca de la estructura y restablecer la comunicación entre ambos barrios.

En este momento las cuadrillas del ICE fabrican las barandas y el paso peatonal en el puente sobre el río Blanco, en el pueblo de Santa Cecilia de Fortuna, en Bagaces.

Mientras tanto, otras cuadrillas se encargan de la conformación de caminos en la comunidad de Sagrada Familia y barrios aledaños.