Última Hora

El sargento panameño involucrado en el forcejeo con dos oficiales costarricenses la tarde de este lunes aseguró que nunca tocó suelo tico y criticó la “falta de mediación” de la policía tica hacia su persona.

El canalero defendió que se encontraba haciendo una diligencia personal en las servidumbres de la frontera en Paso Canoas cuando fue abordado por su contraparte tica.

“Siendo las 13:45 me dirigí a comprar un cover para mi celular personal antes de cubrir el puesto remunerado del súper Centro el Descuento, donde se me presentó un ciudadano por una orientación para comprar suéteres deportivos, indicándole a este que me acompañara por uno de los callejones que se hacen entre los locales de los chinamos panameños, que están a la vista del lado tico pero dentro del límite panameño

“Por lo que manteniéndome en la servidumbre de una de estas tiendas cruzaron la calle tica dos unidades policiales costarricenses, dirigiéndose uno de ellos hacia mi persona, anunciándome que le prestara atención y la otra unidad policial me rodea y me cubre la espalda tomándome por el cuello, dando como acción que intentaran cruzarme al otro lado de la calle tica, por lo que resistí ante esta acción policial tica (aun cuando yo me mantenía en la servidumbre y cerca del callejón de los chinamos panameños)”, se lee en la posición oficial del sargento.

El sargento, quien logró huir hacia el lado panameño, criticó la acción costarricense y la falta de mediación sabiendo que ambos cuerpos comparten el mismo objetivo.

“Nosotros como uniformados y con la misión de orientar y proteger a los ciudadanos panameños en territorio panameño, no es posible la falta de mediación de la ronda tica hacia mi persona y siendo nosotros los que tenemos el mayor contacto con el ciudadano me involucren en esta acción policial fronteriza”, finalizó.

Del lado costarricense, el jefe de prensa de Seguridad Pública, Carlos Hidalgo, afirmó que “esa no es la línea institucional en cuando a la estrecha colaboración, amena y cordial, que tenemos con Panamá”.

De momento tanto autoridades ticas como panameñas realizan una investigación para sentar responsabilidades en el hecho.