Última Hora

Carla Escobar Vásquez, es una de las casi 50 mujeres que en marzo iniciaron su participación en el programa W@TT, que Texas Tech Costa Rica (TTU-CR) lanzó con el objetivo de disminuir la brecha de la participación de las mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés).

Carla es una empunchada mamá soltera de un pequeño de 5 años que estudia inglés en la UNA y que, el año pasado, pudo sacar su bachillerato en educación media en un colegio nocturno. También, en el 2019, se dio la oportunidad de concursar para el programa W@TT y ser parte del primer grupo.

“Decidí ser parte de la iniciativa de W@TT porque me apasiona todo lo relacionado con la tecnología; además de estar en busca de mejorar mis oportunidades laborales y por el bienestar de mi hijo, él ha sido un gran impulso para mí y desde entonces no me he detenido en los estudios y siempre estoy en busca de ampliar mis conocimientos y la tecnología me ha abierto las puertas a un sin número de oportunidades”, dijo muy orgullosa. 

W@TT es un programa de formación que tiene la meta de ser una herramienta para acelerar el empoderamiento de las mujeres tanto en habilidades blandas como en temas técnicos en las áreas de STEM. El programa, que funciona en TTU-CR, ofrece cursos, certificaciones y campamentos a un costo accesible para mujeres de diferentes condiciones sociales y económicas.

Si bien su inicio, en marzo, estuvo comprometido por el COVID-19, la universidad tomó el riesgo de arrancar con el primer grupo de mujeres en una plataforma virtual con resultados muy positivios “que nos llenaron de orgullo”, afirmó Laura Barrera, gerente de mercadeo de TTU-CR.

“Actualmente se están impartiendo clases todos los sábados en la mañana para el grupo intermedio, que sacará su certificación en Excel expert; en la tarde, con las chicas de avanzado que están próximas a presentar su examen referente a cloud computing; hemos tenido tropiezos y la modalidad virtual nos ha presentado grandes desafíos pero nada que las ganas de estas chicas de superarse no pueda traspasar”, contó Barrera. 

De hecho, para Carla, el curso básico le ha aportado herramientas necesarias para “desempeñarme en el mundo de la tecnología y me ha enseñado la importancia de ser autodidacta en cuanto a trabajos de investigación; como por ejemplo, desarrollar una página web con lenguajes de programación como HTML y CSS”.

Según ella, la dinámica de que les dieran el conocimiento base para luego investigar y desarrollarla, le gustó mucho por la experiencia y por hacerla sentir capaz de lograr el resultado propuesto.

Según Laura Barrera, de TTU-CR, en este momento hay muchas compañías en Costa Rica interesadas en aportar en el desarrollo de habilidades y conocimientos para contribuir a cerrar la brecha de la participación de las mujeres en STEM y para dotar a sus colaboradores de las habilidades técnicas y blandas necesarias “para cumplir con los requisitos que ahora exige el mundo laboral”.

Esto lo vio Mastercard y decidió apoyar el programa W@TT con una serie de charlas y webinars como parte de sus iniciativas de cooperación para impactar positivamente los mercados en los que operan, esta en específico por la oportunidad de tener impacto directo en el segmento de mujer.

W@TT, bajo diferentes modalidades de aprendizaje y actividades y con la colaboración de socios externos les proveerá a las mujeres participantes de las habilidades y conocimientos necesarios para lograr la meta de tener mejores oportunidades laborales en el mundo de STEM.