Última Hora

El presidente Carlos Alvarado aseguró hoy que poner una pausa a la discusión de proyectos relacionados a la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) es “irresponsable con el país”.

Su afirmación llega luego de que, este miércoles, 38 representantes de sectores sociales y productivos pidieran al Ejecutivo y al Legislativo una pausa en esa agenda en aras de mantener “la paz social”.

“No podemos dejarnos llevar por el espíritu de los nublados del día. Algunas organizaciones plantean que paralicemos toda la agenda del Fondo Monetario por un mes, toda. Si nosotros hacemos eso perdemos la ventana de la aprobación del acuerdo con el FMI; es decir, no hay acuerdo.

“Acto seguido, hay crisis, ¿Se puede hacer eso? ¿Pueden esperar las cosas que son para proteger al país? No, se puede hablar en el camino, resolver cosas, pero lo bueno no puede esperar porque esperar es irresponsable para con un país”, aseguró.

Alvarado insistió en que eso no significa que no se puede hablar o dialogar, pero que esos procesos no se pueden hacer a costas de “poner en riesgo a Costa Rica”.

“No a costas de usar la mentira como herramienta diciendo que vamos a cerrar instituciones o privatizarlas, que vamos a privatizar el agua y otras cosas. La gente tiene que decidir de qué lado está, si está de lado de la mentira o de la verdad”, cuestionó.

En una acalorada disertación en Casa Presidencial, el mandatario aseguró que el dilema central del país es precisamente ese, el de la verdad y la mentira.

“Estamos entre los que usan la mentira, entre los que respetan o no la ley, entre los que quieren dilatar las cosas buenas, en los que usan eso para proteger a grupos específicos que no son los pobres, perdón, que están protegiendo a quienes tienen recursos, quienes tienen intereses corporativos, a esos están protegiendo”, añadió sin puntualizar.

El pronunciamiento de los sectores, que firmaron entre otros el Sindicato de Enfermería o la propia Uccaep, pide una pausa a proyectos complejos como la discusión de la reforma al empleo público y la renta global dual, los dos parte de esa negociación con el FMI que debe estar aprobada antes de julio próximo.