Última Hora

“Yo le indicaba que por favor se detuviera y él solo me decía que me tirara del carro, fue una situación estresante, incómoda, algo que nunca me había ocurrido y que uno no espera, pero que además da mucho para pensar, ver cómo estamos a nivel social y el respeto que la gente de este país le ha perdido a la autoridad”.

Así resume el oficial Alexánder Herrera los segundos de angustia que vivió este miércoles al final de la tarde en Tamarindo, Guanacaste, cuando un conductor borracho se negó a detenerse y lo embistió con su carro y lo llevó en la etapa por 300 metros.

Herrera, de 27 años y con cinco de ser parte de la Fuerza Pública, participaba en un operativo del Grupo Apoyo Operacional (GAO) junto a la Policía de Tránsito.

Lea también: Video muestra cuando chofer se lleva a policía sobre tapa del vehículo por 300 metros

Según recuerda, observó cómo un Hyundai sin placas se acercaba al retén de seguridad, cuando le hizo la señal al chofer este empezó a detenerse, pero donde observó la presencia de Tránsito aceleró y lo atropelló.

“Yo caí directamente en la tapa, por dicha soy una persona alta y logré aferrarme a las escobillas. Él siguió acelerando pero de inmediato mis compañeros de la GAO salieron en mi ayuda, luego el chofer se orilló, detuvo el vehículo y fue detenido”, dijo el oficial.

El chofer, de apellido Moreno, arrojó en la alcoholemia 0,72 gramos por litro de sangre (el máximo es 0,50), además se comprobó que el vehículo tenía tres años de atraso en sus permisos y además se encontró en el carro un pucho de marihuana y una punta de cocaína.

Proceso

Herrera, quien este mismo jueves rindió declaración en la Fiscalía de Santa Cruz, sufrió un golpe leve en su rodilla derecha y los exámenes descartaron cualquier fractura.

“Cuando él estaba llegando al retén todos pensamos que se iba a detener, pero luego aceleró y es ahí donde me golpeó en la rodilla. En realidad es algo pequeño comparado con toda la situación, pero no deja de sorprender que haya gente que crea que puede atropellar a otra como si nada, sin importar además que se trate de la autoridad”, añadió.

“A Moreno se le está pasando a flagrancia por tentativa con arma (carro), lesiones y conducción temeraria. Yo por mi parte estoy valorando realizar una acción civil por la lesión, porque uno en esta profesión necesita estar al 100%, una lesión incapacitante no es compatible con nuestra profesión”, finalizó el oficial.