Última Hora

La perra que fue lanzada en una bolsa de basura al cauce del río María Aguilar en Sagrada Familia presenta una fractura en su cadera y una lesión de columna, pero su veterinaria estima que se recuperará.

Melissa Álvarez, la especialista que participó en su rescate y ahora está a cargo de su cuidado, estima que todo hace parecer que el animal fue atropellado, por lo que eso más su avanzada edad (unos 10 años) pudo haber derivado su abandono.

“Ella come bien y aparte de sus lesiones no se ve maltratada, de hecho no está flaca ni descuidada, pero sí está viejita. Pareciera ser que fue atropellada y eso pudo haber terminado en esa acción de botarla para que muriera”, explicó Álvarez, quien además es miembro de la Asociación Costarricense Pro Bienestar Animal (Acoproba).

Una vez que los Bomberos lograron sacar al animal, contactaron a una organización de bienestar animal para que lo atendiera. El pobre perro estaba muerto de hambre.

El indigente que buscó a las autoridades para que lo salvaran, también informó que vio a un hombre bajarse de un carro y tirar la bolsa al río.

La perrita, que todavía no puede caminar, se mantendrá unos días más en recuperación para después ser trasladada al refugio de Acoproba. 

Hace menos de una semana, se conoció otro caso, en Upala, donde  oficiales de la Fuerza Pública auxiliaron a un perro gravemente herido en su lomo, cabeza y párpados. El animal llegó arrastrándose hasta la caseta de seguridad del instituto nacional de aprendizaje de la zona. Al parecer los dueños también trataron de deshacerse del pobre animal.

Lo que está ocurriendo parece ser consecuencia de la nueva ley contra el maltrato. Algunos maltratadores tienen miedo a ser denunciados, así que mejor abandonan el animal.

Para denunciar a los maltratadores usted necesita pruebas para demostrar el maltrato.