Última Hora

Este lunes se publicó la reforma a la Ley de Tránsito que permitirá a los oficiales de la Policía de Tránsito realizar multas sin presencia del conductor y también sancionar a aquellos conductores que se nieguen a realizarse la alcoholemia.

La reforma fue aprobada por la Asamblea Legislativa y permitirá castigar, por ejemplo, a aquellos choferes que dejen estacionados sus vehículos en aceras, entrada de comercios, esquinas o frente a rampas para discapacitados.

Estas conductas, hasta ayer, podían castigarse solo si estaba el conductor presente. Ahora los oficiales podrán realizar el parte y dejarlo en el parabrisas del vehículo. La multa por mal estacionamiento es de ₡51.316,25, a ese monto también podría añadirse un monto de acarreo y custodia si el carro es decomisado.

“El trabajo va a ser más ágil, la gente nos critica porque ven muchos carros mal parqueados, pero es un problema que se ataca constantemente. El obstáculo es que si el conductor no está, hasta ayer, no lo podíamos sancionar; pese a ello, el estacionamiento indebido fue la tercera conducta más sancionada en el primer semestre del año, con 10.450 boletas”, explicó el director de la Policía de Tránsito, Mario Calderón.

La otra reforma importante es que, desde ahora, todo chofer que se niegue a realizarse la prueba de espiración de aire por sospechas de alcohol tendrá que pagar una multa de ₡306.850,21 y acumulará seis puntos en su licencia, lo cual lo obligará a llevar un curso de sensibilización y reeducación vial y se le renovará el permiso por cuatro años en lugar de seis.

La persona sancionada puede impugnar la sanción mediante una prueba de laboratorio, pero si esta arroja positivo tendrá que pagar la multa y además el examen.

Este lunes también entraron a regir las reformas para el control de ruido de los vehículos, pero estas aún no sancionarán pues no está listo su reglamento.

También a partir de ahora la licencia B-1 ya no se permitirá para conducir motocicletas de bajo cilindraje.

“Si bien la idea original de conducir motocicleta con licencia tipo B-1 era ayudar al turismo, de tal manera que las personas fueran cubiertas por las pólizas al usar motos y cuadraciclos de alquiler, lo cierto es que el objetivo se distorsionó y muchas personas comenzaron a viajar en motocicleta por todas las carreteras, sin que de verdad estuvieran preparados para ello”, aseguró a su vez Mario Durán, viceministro de Reformas y Proyectos.

El exceso de pasajeros también se sancionará ahora de manera directa con ₡103.679,77, mientras que llevar personas en el cajón de un pick-up se castigará con ₡51.316,25.