Última Hora

Los niños del kínder Teodoro Picado en Upala estrenaron este viernes el mobiliario que utilizarán en el recién iniciado curso lectivo, un cambio que les permitirá dejar atrás las sillas y mesas que fueron dañadas tras el paso del huracán Otto en noviembre anterior.

El lunes anterior las maestras de ese centro educativo habían externado su preocupación por el estado del mobiliario, una inquietud que llegó hasta el Comisionado Presidencial para la Reconstrucción, Mariano Figueres, quien en coordinación con la viceministra de Desarrollo Humano e Inclusión Social, Ana Josefina Güell, encontró solución al problema.

La compra de 75 sillas y 75 mesas se realizó gracias a la donación de costarricenses a una cuenta especial y también mediante la colaboración con el Club de Leones, pues a través del procedimiento habitual hubiera sido atrasado por los trámites burocráticos.

Además, las autoridades se aseguraron de comprar el mobiliario en el mismo cantón de Upala para así ayudar al comercio local y además agilizar su entrega.

“Estamos muy felices pues esto motiva mucho a los estudiantes,” aseguró Sorith Escamilla, una de las maestras de prescolar, al recibir este viernes el nuevo mobiliario.

“Nuestra labor es coordinar, gestionar y facilitar, por eso en cuanto nos enteramos de la necesidad buscamos cómo ayudarles, pero además de este proyecto trabajamos en decenas de situaciones más, por ejemplo estamos también coordinando la entrega de uniformes, esperamos que pronto escolares y colegiales puedan estrenar” dijo la viceministra.