Última Hora

Aumentar la inversión en infraestructura bajo el esquema de concesión de obra pública y lograr desarrollo territorial serán claves para reactivar la economía tras la crisis sanitaria, según un grupo de expertos de la Universidad Nacional (UNA).

“La inversión pública bien hecha puede tener un efecto contra-cíclico y a veces solo se tiene una visión generalizada de recorte”, señaló Pablo Chaverri, vocero de la subcomisión de las áreas de Educación, Arte y Cultura.

A esto se suma la necesidad de aumentar la atracción de inversión extranjera directa y el desarrollo de nuevas actividades productivas relacionadas con la bioeconomía, así como la creación de clúster productivos, mejorar la coordinación interinstitucional y lograr una asignación efectiva de recursos.

Esta lista de recomendaciones forma parte de un informe elaborado por 35 especialistas de la Universidad Nacional, quienes señalan iniciativas de salud, educación, ambiente y economía necesarias para que el país se recupere de los efectos de la pandemia.

Según detalló Rafael Arias,  vocero de la subcomisión en las áreas Económica, Social y Territorial de la UNA, uno de los principales efectos de la crisis fue la ampliación de brechas sociales y económicas que ya tenía el país.

​En esa línea, recalcó que en Costa Rica los hogares más ricos concentran el 50% de los ingresos, mientras los más pobres apenas llegan al 4,2% y esas diferencias se amplían a medida que nos alejamos de la Gran Área Metropolitana (GAM).

“La GAM ocupa menos del 4% del territorio nacional, pero concentra dos tercios o más de la actividad económica y a medida que nos alejamos de ese cetro aumentan las cifras de pobreza y desempleo” explicó Arias.

Ese fenómeno se puede observar en la siguiente imagen: 

Arias sostiene que uno de los retos del país es lograr que las políticas de desarrollo y crecimiento lleguen a las zonas más alejadas, sobre todo a los territorios fronterizos y costeros.

En materia de educación, el informe además señala que es urgente desarrollar un proceso de formación continuo, que no se limite a mantener un vínculo con un centro educativo.

También se pide fortalecer los procesos de certificación de aprendizaje de destrezas para la empleabilidad y potenciar el acceso universal a las tecnologías.

Mientras que en materia de salud, se apunta a priorizar la medicina preventiva frente a la curativa, así como impulsar la aplicación de impuestos a las bebidas azucaradas, comidas rápidas y bebidas alcohólicas para generar nuevos recursos que permitan financiar el seguro de salud.

La UNA confirmó que el documento completo con todas las medidas será remitido al Gobierno para su valoración.