Última Hora

Un hospital móvil, propiedad de la Clínica Bíblica, se encuentra desde tempranas horas en la línea fronteriza entre Costa Rica y Nicaragua, con el fin de realizar la prueba diagnóstica a cientos de migrantes nicaragüenses que no pueden ingresar a su país de origen hasta no contar con un resultado negativo de COVID-19.

Las pruebas serán gratuitas para el grupo de personas varadas en la frontera de Peñas Blancas, gracias a la unión de diversas organizaciones no gubernamentales, así como de la empresa privada.

Se estima que los resultados estarán listos en 48 horas.

"Ya hemos hablado con estas personas para que se organicen y que sigan una coordinación estricta para que el proceso sea disciplinado y ordenado", indicó Raquel Vargas, directora de Migración, quien se encuentra en el lugar.

Este jueves se contabilizaron alrededor de 200 personas en la línea fronteriza, debido a que en días anteriores las autoridades nicaragüenses habían permitido el paso de personas vulnerables, mujeres y niños.

Este grupo permanece en la frontera desde el 18 de julio en condiciones críticas.

Según los datos de la Universidad Johns Hopkins, Nicaragua registra 3.672 casos positivos de COVID-19.