Última Hora

El ministro de Hacienda, Elian Villegas, aseguró que su cartera ya no revertirá más recortes hechos al presupuesto ordinario mediante otros extraordinarios, una práctica que parece popularizarse en los primeros meses de este año.

El jerarca calificó como “circunstancias realmente extraordinarias” los cuatro presupuestos extraordinarios (tres de contenido monetario) que hasta ahora han llegado a la Asamblea Legislativa, tres de los cuales deshacen recortes incluidos en los ₡500 mil millones que el Ejecutivo y Legislativo celebraron sacar del presupuesto a finales del año anterior.

“Si uno lo ve el primer presupuesto fue de vacunas y aprobado en una semana; el segundo fue en realidad una modificación a una norma presupuestaria; el tercero fue un presupuesto de seguridad y este cuarto, que es el tercero con contenido realmente monetario, es uno que incorpora algunos temas como el compromiso con el FMI de incrementar el gasto social en un .10%, el crédito de Hacienda Digital, algunos superávits y un diferencial cambiario.

“Prácticamente ha habido una justificación para cada uno de esos presupuestos y de alguna forma tenemos que acostumbrarnos, porque todavía faltan algunos”, afirmó el ministro.

Villegas adelantó que, por ejemplo, el crédito del BCIE por $80 millones para financiar toda la campaña de vacunación contra el COVID-19 deberá incluirse en un presupuesto y también otro que incluirá la compra de equipo de cómputo para Hacienda.

“Yo esperaría que después de este cuarto va a haber otro presupuesto donde hay que incorporar algunas necesidades de gasto de capital, algunos superávits por ahí que son importantes, pero ya ese debería ser último, ya deberíamos ir cerrando por ahí”, dijo el jerarca.

Tranquilidad

Los diputados ya le aprobaron a los ministerios de Justicia, Seguridad y Gobernación una devolución de ₡21.300 millones para diferentes partidas que le fueron negadas en el presupuesto de este año.

Además, dejaron sin efecto la norma presupuestaria que eliminaba plazas vacantes en el sector público y ahora mismo estudian la propuesta de ₡153 mil millones para incrementar la inversión social, tal y como solicitó el Fondo Monetario Internacional.

Los tres fueron temas que se recortaron -o dejaron de presupuestar- en partidas del ordinario y que ahora se deben asumir.

A estos hay que sumarle, al menos, los casi ₡1.900 millones que solicita el Tribunal Supremo de Elecciones para hacerle frente a las elecciones presidenciales del próximo año, una advertencia que ya habían hecho a los diputados, pero que estos decidieron ignorar cuando aplicaron tijera al ordinario 2021.

“El TSE parte del tema es que le hicieron un recorte en un tema que es sensible para ellos y de cara a la elección que vamos a tener en un año es necesario que el tribunal tenga toda la seguridad que la democracia costarricense merece y no vernos en una situación acongojante entonces eso hay que reponerlo”, justificó Villegas.

Pese a ese panorama de devoluciones, el ministro le pidió calma a la ciudadanía y prometió que el gasto no crecerá.

“Lo que hay que tener presente es una cosa: nosotros tenemos claridad de que ahora se incorporaron estos recursos, pero eso no quiere decir que se va a aumentar el gasto. Lo que estamos aumentando son las opciones para gastar, pero tenemos claridad que de aquí en adelante todo gasto va a implicar que tenemos que dejar de gastar esa misma cantidad.

¿Eso qué significa?

“Cada gasto que hagamos implica que hay algo que no se podrá ejecutar dentro del presupuesto aprobado. La única forma en que podríamos gastar más es que el ingreso corriente aumente más, pero aún así hay que tener la prudencia suficiente para entender que una buena parte de esos ingresos “nuevos” ya están considerados dentro del objetivo de llegar en 2023 a un superávit primario y poder empezar a bajar la deuda, en eso hay que tener claridad.

“Yo le diría a la gente que no se preocupe, que en Hacienda tenemos claridad total de que no es tan fácil como ir y aprobar presupuestos y luego decir que el gasto se va expandir, eso no va a ocurrir, cuando nosotros incorporamos 50 o 100 mil millones hay otro monto idéntico que no se va a poder gastar”, finalizó el ministro.