Última Hora

El Gobierno anunció, la tarde de este viernes, que Bancrédito -aquejado por un deterioro financiero que se presenta desde hace años- no cerrará y que, por el contrario, le garantiza sus ahorros a quienes tienen cuentas allí. 

Eso sí la decisión implica que ya no captará más recursos del público, en vista de que la entidad inicia su proceso para convertirse en un banco de fomento y desarrollo.

"El banco no cierra continúa operando, la gente que debe dinero tiene que seguir pagando sus cuotas y las personas que han depositado su dinero en el banco pueden tener total tranquilidad de que Bancrédito pagará a tiempo", anunció en un video Sergio Alfaro, ministro de la Presidencia desde la cuenta en Facebook del mandatario.

Asimismo, la entidad llevará a cabo un proceso de movilidad laboral y ayudará en el proceso de reinserción de los empleados cesados.

Igualmente, una comisión especial formulará y coordinará un plan de acción para que el banco sea excluido de la intermediación financiera.

Esta comisión estará conformada por el Gerente del Banco Central de Costa Rica, el Comisionado del Consejo Presidencial Económico y el Gerente del Banco Crédito Agrícola de Cartago.  

El plan de acción formulado por esta comisión debe ser enviado por la junta directiva de Bancrédito a la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) a más tardar el 16 de junio del 2017 y la ejecución de este plan estará a cargo de la administración del banco.

Alfaro agregó que las oficinas principales de Cartago y San José estarán abiertas durante el fin de semana en horario regular en caso de que los clientes quieran acercarse a aclarar dudas sobre el proceso.

Por último se le solicitó a la Junta Directiva de la institución, ordenar una investigación exhaustiva e independiente que determine las causas que llevaron a la entidad a la actual situación de fragilidad financiera. 

Los resultados de esta investigación deben ser presentados en el Consejo de Gobierno en el último trimestre del 2017.

Lastre de problemas

Los problemas de la entidad vienen desde hace varios años, según un recuento realizado por el diario La Nación. 

En el 2012 la entidad perdió la administración del fideicomiso del Banco para el Desarrollo, que pasó a manos del Banco de Costa Rica. Este movimiento le restó millonarios recursos por comisiones.

En el 2014 perdió la administración de las tiendas del IMAS, pero la recuperó un año después.

En abril de este año el gobierno ordena a instituciones financieras del sector público mantener o elevar sus inversiones en el banco creado en 1918.

El 17 de mayo el Banco de Costa Rica anuncia que no renueva sus recursos hasta que Bancrédito no presente un plan que le permita su sostenibilidad.