Última Hora

La Fiscalía Adjunta de Delitos Económicos dirige cinco allanamientos en estos momentos (9 a. m.) como parte de la investigación ligada al caso Yanber.

Las diligencias se realizan a las casas de los imputados Samuel Yankelewitz Berger y su hijo Andrés Yankelewitz Lev, ambas ubicadas en Santa Ana, y la de Luis Alonso Barboza Lépiz, en Escazú.

También recaban información en la empresa Grupo Kineret en Sabana Norte (de la cual es gerente Barboza) y el Bufete Consultores Jurídicos Especializados, en Los Yoses.

Los operativos iniciaron a las 8:15 a. m. con el fin de obtener prueba para incorporar al proceso penal.

De acuerdo con la Fiscalía, en este caso se investiga el plan que habrían ideado las personas imputadas para obtener créditos millonarios en diferentes entidades bancarias y financieras, presentando información financiera falsa de la Corporación Yanber S.A.

Para esos efectos, presuntamente los imputados Yankelewitz y Barboza, quienes conformaban el Comité Ejecutivo que se encargaba de la administración de la compañía, eran quienes ordenaban los ajustes en los esados financieros, que reflejaban una situación sólida de Yanber, con el aparente fin de inducir a error a los funcionarios bancarios que aprobaron los créditos.

En el bufete se pretende ubicar prueba, pues fue el encargado de representar a Yankelewitz Berger en el convenio concursal (el objetivo de este tipo de convenios es evitar o establecer la quiebra de una compañía).

Se desconoce por cuánto tiempo se extenderán hoy los allanamientos.

El caso

La investigación contra la corporación Yanber se inició en 2011 cuando se reveló una doble contabilidad y una planilla oculta.

Un año después un informe vino a comprobar que el patrimonio de la empresa era mucho menor al que presentaban sus estados financieros.

Ambas situaciones le permitieron a la compañía, según la Fiscalía, maquillar los estados con los que solicitó créditos por $37 millones a entidades financieras tanto públicas como privadas, todo esto siete meses antes de que estallara la crisis.

La deuda total de la empresa se elevó así hasta los $56 millones.

Para 2015 Yanber inició el proceso de declaratoria de quiebra, que le permitía suspender el pago de deudas y negociar arreglos con sus acreedores.

Esto último fue el detonante para que los bancos actuaran y presentaran diferentes denuncias por estafa.

En 2017 50 acreedores acordaron sacar a Yanber de la inminente quiebra y aceptaron recibir las acciones de la compañía en un fideicomiso conformado por 16 bancos que ahora son dueños de la empresa.

En ese fideicomiso, sin embargo, no están el Banco Nacional, el BCR y Bancrédito. Solo los dos primeros reclaman, en conjunto, casi $22 millones de la deuda total.

En febrero anterior la Fiscalía Adjunta de Delitos Económicos allanó las viviendas del exgerente general de apellidos Soto Bolaños, los exgerentes financieros Paniagua Moya y Sandí Sandí y el exdirector financiero de apellidos Brenes Chaves.

Contra los cuatro se dictaron en marzo seis meses de prisión preventiva bajo sospechas de fraude.

A Samuel Yankelewitz, por su parte, se le impusieron cinco meses y 14 días de prisión preventiva en la modalidad de casa por cárcel, esto debido a su condición de salud.