Última Hora

Estados Unidos le donó a Costa Rica una moderna estación de Guardacostas y una lancha interceptora.

La estación, con un costo de $2,5 millones (unos 1.500 millones de colones) fue donada por el Comando Sur de Estados y está construida en un terreno de más de ocho mil metros cuadrados, el cual fue donado por el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop).

Las obras estuvieron a cargo del Cuerpo de Ingenieros de la Armada de Estados Unidos por medio de un contrato adjudicado a una empresa hondureña.
 
La nueva estación comprende un área de 543 metros cuadrados y tiene capacidad para alojar a 70 oficiales y consta de dormitorios, servicios sanitarios, duchas, comedor, área de cocina, un centro de operaciones, un centro de comunicaciones, una armería y una bodega para almacenamiento de repuestos y materiales de mantenimiento.
 
También contempla una lavandería, tanque séptico, aire acondicionado, infraestructura eléctrica, campo de infiltración de alta eficiencia y amigable con el ambiente, malla perimetral y áreas interiores de circulación.
 
La Estación del Guardacostas estuvo ubicada en una vieja edificación que por décadas albergó a la antigua aduana de Golfito.
 
Junto con la nueva estación, el gobierno estadounidense también donó una lancha interceptora de 45 pies de largo, valorada en $549.000 (unos 328 millones de colones), cuya fabricación estuvo a cargo de la empresa colombiana Eduardoño y que fue nombrada Cadejos 3.

Al servicio de Guardacostas de Golfito le compete la vigilancia desde Punta Burica, en la frontera con Panamá hasta llegar la isla del Caño y Bahía Drake.

La inauguración de la estación y el recibimiento de la lancha contó con la asistencia del mandatario, Luis Guillermo Solís, el ministro de Seguridad, Gustavo Mata, y el embajador estadounidense en el país, Fitzgerald Haney.