Última Hora

Los alcaldes de Escazú, Arnoldo Barahona; de Santa Ana, Gerardo Oviedo y el de Mora, Alfonso Jiménez, decidieron que sus recursos policiales no podrán enfocarse en la restricción vehicular.

El bloque oeste conformado por estos cantones, concentrarán sus esfuerzos en seguridad ciudadana, evitar aglomeraciones y hacer cumplir las medidas que eviten contagios de COVID-19. Sin embargo por esta razón, el tema de restricción vehicular quedará en manos de la Policía de Tránsito.

La información la confirmó Jiménez, en nombre de este bloque cantonal.

Sumado a lo anterior, el próximo miércoles 5 de agosto, en conferencia de prensa van a presentar al Poder Ejecutivo, una estrategia en atención a la emergencia y en temas de reactivación económica.

Los alcaldes sienten que no ha sido tomados en cuenta por parte del Ejecutivo en las decisiones, a pesar de que ellos sí han colaborado con el Ministerio de Salud, Ministerio de Seguridad, Policía de Tránsito y Caja Costarricense de Seguro Social, entre otras, indicó Hernández.

 Hasta el momento aseguran que no conocen la hoja de ruta y parámetros que utiliza el Gobierno Central, para determinar las alertas naranja y amarillas, así como cuáles comercios cierran y cuáles permanecen abiertos.

De acuerdo con Hernández, la idea es poder apoyar al Gobierno a palear la situación, sin restringir la apertura de pequeños negocios.