Última Hora

La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) echó marcha atrás en su intento por aumentar en un 1% a los trabajadores su aporte al régimen de pensiones de invalidez, vejez y muerte (IVM).

La medida estaba prevista que entraría en vigencia desde este 1 de junio y le significaría a la entidad un ingreso adicional de 100.000 millones al año.

Esta medida fue adoptada por la Junta Directiva sin haber consultado con diferentes sectores, entre ellos los sindicatos.

Édgar Robles, exSuperintendente de Pensiones, calificó esta medida suspendida como una "imposición" y una vía errónea para mejorar y sanear el régimen, que cobija a 1,5 millones de asalariados.

Robles enfatizó en que en caso de que el aumento se hubiese ejecutado habría tenidos efectos contraproducentes, como por ejemplo una mayor informalidad en el empleo y que las empresas contraten a menos personas.

Amplíe detalles de esta entrevista en el video adjunto a estas líneas.