Última Hora

La Cámara de la Construcción manifestó su rechazo al proyecto de renta global dual presentado por el Poder Ejecutivo bajo el expediente 22.383 y que forma parte de las negociaciones que se llevan a cabo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para obtener un préstamo por $1,750 millones.

Según Esteban Acón, presidente de la gremial, la iniciativa se aleja por completo de lo acordado en las mesas de diálogo multisectorial. “Nuestra sorpresa es que el proyecto del Gobierno es una renta mundial con un nombre diferente”, aseguró.

“El concepto de renta mundial es que se gravan dineros que se producen en otras partes del mundo y no en el país. De manera que un inversionista que esté pensando en invertir en Costa Rica lo pensaría dos veces, porque de repente le pueden empezar a cobrar impuestos por lo que produce en otro país solo por querer llevarse esa inversión”, explicó Acón.

Ante consultas de Teletica.com, la Unión Costarricenses de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), la Cámara de Industrias y la Cámara de Comercio dicen que aún están analizando la propuesta.

“Tanto el proyecto de renta dual global como el de Empleo Público son proyectos que podrían tener una trascendencia enorme para el país y para el sector comercial, es por eso que estamos haciendo un análisis exhaustivo para poder tener una postura”, manifestó el vicepresidente de Cámara de Comercio, Arturo Rosabal.

Sobre el proyecto

La propuesta del gobierno impulsa un cambio en la forma en la que se gravan los ingresos de las personas físicas y jurídicas en el país.

La iniciativa establece que cuando la suma de las ganancias anuales esté por debajo de ¢8,2 millones, los contribuyentes estarían exentos del pago de renta, y se fija un tope de 27,5%, tanto para personas físicas como jurídicas.

También implicaría un cambio en el monto exento para los asalariados. Actualmente, un salario bruto mensual de hasta ¢817 mil está exento de renta, pero el monto exento rondaría los ¢683 mil.

Según explicó Carla Coghi, socia de Impuestos Deloitte, el principal cambio en el cobro de renta se daría para las personas físicas.

“Al migrar de un sistema cedular a uno de renta global se tendrían que integrar las diferentes fuentes de ingresos en una sola base, incluyendo rentas de trabajo, rentas de actividad lucrativas y ganancias de capital. Y a esta base se le aplicarían las nuevas tarifas del impuesto que van de forma escalonada de un 10% a un 27,5%”, detalló Coghi.

La experta descartó que el proyecto proponga migrar hacia una renta mundial, pero dice que al incorporar el criterio de territorialidad reforzada sí se gravarían las rentas extraterritoriales una vez que ingresen a Costa Rica. 

Adicionalmente, explicó que las ganancias de capital originadas en el exterior también quedarían gravadas en Costa Rica, siempre que el contribuyente no las reporte de manera oportuna ante la Administración Tributaria.

“Por ejemplo, si una persona física tiene un apartamento en Miami y lo vende, genera una ganancia de capital, por lo que al ingresar ese dinero al país tributaría un 15%”, explicó la experta.