Última Hora

Natalia Alfaro recién se graduó de quinto año en un colegio público de San José, pero enfrenta un dilema que comparten muchos de sus compañeros: ¿universidad pública o privada?

Esta situación se genera porque la Universidad de Costa Rica (UCR) y la Universidad Nacional (UNA) entregarán los resultados de sus exámenes de admisión entre el 5 y el 10 de febrero, un atraso generado por la pandemia de COVID-19.

"Uno de mis problemas es que si yo no logro entrar a la universidad pública, tendría que perder un cuatrimestre de mi carrera, ya que las universidades privadas entran la próxima semana  y no me daría tiempo de matricular", explicó la joven, vecina de Heredia.

"Mi caso y el de muchos estudiantes es que no sabemos si esperarnos a los resultados, hasta febrero, o ir a ver si logramos matricular a una privada", agregó la aspirante a la carrera de Educación.

¿Qué hacer?

De acuerdo con Francisco González, presidente del Consejo Nacional de Rectores (Conare) y actual rector de la UNA, el atraso registrado es mínimo, ya que normalmente la decisión final de admisión siempre se comunicaba hasta la última semana de enero. Aunque la calificación, que permitía tomar decisiones a los alumnos, sí se entregaba desde el mes de diciembre.

Ante este panorama, González resaltó que se han realizado esfuerzos extraordinarios para mantener el modelo de admisión en momentos de pandemia.

Sin embargo, afirmó que los estudiantes que se vean en esta circunstancia pueden optar por ingresar a un curso de nivelación en materias como química, inglés o matemática. Debido a la pandemia, la calidad de los estudios en el 2020 pudo dejar vacíos importantes, además de tener impacto directo en el desempeño de la prueba de aptitud universitaria.

Una nueva iniciativa de las universidades públicas consistirá en realizar cursos participativos, abiertos al público y gratuitos, en diferentes temas, los cuales comenzarán entre enero y febrero. Los detalles sobre los mismos serán dados a conocer en los próximos días, indicó González.

María José Cascante, vicerrectora de Vida Estudiantil de la UCR, coincidió en que para el proceso de admisión 2020-2021 se realizó un gran esfuerzo de articulación institucional para lograr aplicar la prueba de aptitud académica a las más de 64 mil personas inscritas: un proceso que, debido a la emergencia sanitaria, se llevó a cabo entre el 1° y el 20 de diciembre de 2020.

Actualmente, el Instituto de Investigaciones Psicológicas de la UCR está trabajando en la evaluación y calificación de las pruebas, resultados que podrán estar listos hasta inicios de febrero.

Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos, Cascante comentó que queda fuera del control de la Universidad las decisiones personales que realicen las personas sobre sus proyectos académicos.

Cascante también se refirió a los cursos de transición para reforzar habilidades matemáticas y lingüísticas, como una alternativa para aquellas personas que aspiran ingresar al sistema de educación superior público.