Última Hora

Álvaro Otoya Chacón, dueño del proyecto La Casa de las Lapas y de la finca Dos Calaveras Lodge, mantiene una disputa con el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) por las aves que llegan a su propiedad a diario para alimentarse y reproducirse.

Según contó Otoya a Teletica.com, el MINAE lo tiene demandado ante los tribunales de San Carlos porque muchas lapas se han criado en dentro de su propiedad, a tal punto de aparearse lapas verdes con rojas.

“La mayoría de lapas están libres y viajan de Río Cuarto a la finca, hay unos siete kilómetros de distancia; sin embargo yo las he visto hasta a 30 kilómetros de ahí. El MINAE me dice que las entregue, que ellos llegan las cogen, las encierran y otras las van a dormir; me exigieron quitar nidos, yo los quité e hice todo lo que me pidieron”, dijo Otoya.

Otoya señaló que desde hace 25 años da comida a las lapas porque llegan hasta su finca. Además, les puso nidos en árboles y estañones para que durmieran, pero se comenzaron a criar.

La Casa de las Lapas es un refugio en Río Cuarto de Alajuela, pero su dueño denuncia que con la aplicación de la reforma a la Ley de Vida Silvestre tendrá que encerrarlas para optar por los permisos para operar como un criadero y poder reproducirlas.

“Yo encerré unas lapas híbridas, que es un cruce de rojas con verdes. Como son una nueva especie y no es conveniente que se críen, el MINAE me pidió encerrarlas y yo ya estoy haciendo las jaulas”.

“Hace dos semanas el MINAE llegó a la Municipalidad de Río Cuarto para establecer conmigo un acuerdo, me dijeron que ellos recogían a los animales por las buenas y las lapas que están libres se las van a llevar. Si no accedo, me demandan. Las lapas andan libres y no son mías, pero llegan a mi finca”, comenta Otoya.

Teletica.com consultó al MINAE sobre este caso y confirmaron que está en investigación.

"El sitio está bajo investigación, por lo que no podemos referirnos al tema. Es falso que se les haya pedido dormir animales. MINAE reitera que es falso que se solicite sacrificar o dormir animales de vida silvestre", indicó Franklin Paniagua, viceministro de Ambiente.

Por la finca de Álvaro Otoya rondan unas 60 lapas, además tiene una manada de unos 30 monos, tepezcuintles y hasta un jaguar que, según señaló, fue rescatado de una finca y llegó hasta La Casa de las Lapas con permiso del Gobierno.  

Luego de la publicación de esta nota, Mariana Jiménez Arce, directora del Área de Conservación Arenal Huetar Norte, envió el siguiente derecho de respuesta:​

La fauna silvestre es un bien de dominio público, que pertenece a los y las costarricenses. Por ello, tenemos la responsabilidad de velar por su protección y debemos protegerla. La Ley de Conservación de Vida Silvestre establece que los animales en cautiverio no pierden su condición de silvestres nunca. Es responsabilidad del Estado velar porque el manejo de estos bienes de dominio público sea acorde con las políticas nacionales e internacionales de conservación, la normativa vigente y los intereses de todos los costarricenses. El Estado debe velar porque el manejo realizad por los sitios que tienen fauna silvestre en cautiverio no pongan en riesgo a las personas, a las especies silvestres y los ecosistemas. 

 El señor Álvaro Otoya, es dueño de un Zoológico con fines comerciales conocido como La Casa de las Lapas, ubicado en Rio Cuarto de Alajuela. Este lugar se encuentra actualmente sin permiso de funcionamiento vigente y estuvo desarrollando manejo de los animales sin un sustento científico, provocando que algunos animales se reprodujeran de manera inapropiada o que aprendieran comportamientos que ponen en riesgo su supervivencia y pueden ser peligrosos para las personas, principalmente turistas que visitan este lugar. 

El Área de Conservación Arenal Huetar Norte está haciendo un análisis, sin embargo, hay aspectos técnicos que no solo tienen preocupado al Ministerio de Ambiente, sino a científicos de Universidades públicas y organizaciones de conservación por los posibles impactos de los manejos que no son acordes con la ciencia y que podrían ya estar impactando los ecosistemas aledaños al lugar. A pesar de que, se le han dado órdenes administrativas y recomendaciones técnicas al señor Otoya, los manejos no han sido corregidos y esto preocupa muchísimo a la Administración. 

El Estado como responsable directo de la administración de la fauna silvestre está valorando diversas opciones para reducir los efectos negativos que están provocando los manejos de estos animales en este zoológico. También hay otras irregularidades detectadas las cuales preocupa no solo al MINAE, sino también al Ministerio Público. Sin embargo, queremos enfatizar que la decisión de sacrificar o dormir a estos animales no ha sido valorada técnicamente. Es deber del Ministerio de Ambiente por medio del SINAC procurar el manejo técnico de la vida silvestre y su bienestar.