Última Hora

El Diario La Prensa de Nicaragua destacó en la historia de Ariel Vargas Condega en sus páginas. El joven nacido en Nicaragua pero nacionalizado costarricense fue una de las cinco víctimas mortales del crimen cometido en Liberia el 19 de enero de este año.

Ariel era el único hijo nicaragüense del matrimonio formado por la nicaragüense Francisca Condega y el costarricense José Vargas.

Lea también: OIJ analiza denuncia de reo que asegura que sospechoso de masacre en Liberia pagó por su liberación

La Prensa destaca a Ariel como un joven alegre, futbolista y bailarín, cuya pasión por el fútbol casi lo lleva a debutar con el equipo Liberiano, pero una lesión lo alejaría del futbol.

Su hermano menor, Minor Vargas Condega aseguró a La Prensa que a pesar del asesinato de Ariel, la familia se encuentra en paz.

Lea también: Huella palmar en la sangre fue fundamental para dar con sospechoso de masacre en Liberia

“Gracias a Dios mi mamá se ha aferrado mucho a Dios, que le ha dado paz y fortaleza para salir adelante. Para mí ha sido muy duro, nunca voy asimilar esto pero trato de buscar paz”, aseguró Minor al medio nicaragüense.

Según su hermano Ariel estaba de visita en esa casa porque era novio de Ingrid Méndez, “como se dice en Costa Rica, apenas jalaban. Él no tenía una relación estable porque primero quería estudiar, prepararse, tener un buen trabajo y ayudarle económicamente a mi mamá”, aseguró el menor de la familia.

Lea también: Biólogos forenses analizan 10 casos de muestras recolectadas en torno al caso del múltiple crimen en Liberia

Precisamente los tres hermanos que conforman la familia Vargas Condega debían combinar sus estudios con el trabajo ya que la madre de ellos trabaja como empleada doméstica y el padre es guarda de seguridad.

Según el diario nicaragüense lo último que Minor supo de su hermano fue la misma noche del crimen cuando le llego un mensaje diciendo “Mae, dónde dejo las tenis”, ya que el día anterior le había prestado los zapatos.