Última Hora

El presidente de la República, Carlos Alvarado, se refirió este miércoles por la noche tras las manifestaciones del tercer día de la huelga general. 

El mandatario aseguró que reprocha la violencia y no tolerará actos vandálicos.

“Castigaremos con todo el peso de la ley a las personas responsables de estos actos, no toleraremos actos vandálicos en el país”, expresó.

Además, mencionó que dialogarán con las personas que se manifiestan en paz y sin contratiempos.

Alvarado invita a los sindicatos al dialogo y aseguró que la mesa está a la espera, siempre y cuando se levante la huelga.

“La historia de Costa Rica ha estado marcada por el diálogo, amplio, diverso, sustentando en una cultura de paz y no de violencia.

Los hechos registrados ayer en Limón y hoy frente a la Asamblea Legislativa son deplorables y distan completamente de la tradición costarricense.

Con profunda tristeza, hemos visto el sabotaje a bienes públicos para tratar de impedir que llegue el gas a la cocinas de los hogares o a los hospitales, la retención de un tren público afectando a sus pasajeros, la agresión de oficiales de la fuerza pública o a miembros de la prensa. Ni ustedes ni yo queremos esa Costa Rica.

Desde el Gobierno de la República estamos haciendo todo lo necesario para que se castigue con todo el rigor de la ley a los responsables de estos actos. Mi gobierno no tolerará estas acciones.

En una democracia consolidada como Costa Rica, podemos tener discrepancias, como es normal y sano, lo que no debemos es estirar las tensiones al punto de desgarrar nuestra hermandad nacional.

Costarricenses, también hay esperanza, y en estos últimos tres días hemos visto expresiones de esa ruta costarricense.

Hemos visto niñas y niños ensayando para los desfiles del 15 de Setiembre, donde las maestras se presentaron a trabajar. Pacientes que sí pudieron ser atendidos gracias al personal de salud que trabajó con normalidad.

Vimos personal público redoblando esfuerzos, dando más de sí, para que el país siga abastecido de gas y gasolina, o para llevar seguridad ahí donde unos llevaron desorden.

También, tengo que decirlo, hemos visto personas manifestándose en paz y sin afectar a terceros. Con ellas y ellos queremos dialogar y llegar a entendimientos.

Vivimos tiempos convulsos, pero saldremos adelante.
Porque lo hemos hecho en el pasado, y porque también hoy lo podemos hacer.

Mi deber, mi tarea, y mi empeño es resolver los problemas que nos aquejan a los costarricenses desde hace mucho, y para eso fui electo por el pueblo costarricense.

La disposición al diálogo sigue estando presente, la puerta sigue abierta, la mesa está a la espera. Pero soy claro en que deben cesar las acciones que comprometan la tranquilidad de las familias y las personas trabajadoras.

El gobierno de la República sigue abierto al diálogo, pero lo hará cuando cese la huelga e impere un clima de paz.

Muchas gracias”, concluyó el mandatario.