Última Hora

La familia Acuña se apoderó de una de las esquinas de este lugar alajuelense y por ello se convirtió en una parada obligatoria para los griegos.