Por Juan Carlos Zumbado |1 de agosto de 2022, 18:00 PM

Bárbara Jiménez se ha dedicado, en los últimos seis años, a llevar la bandera de Guanacaste firmada con más de 200 peticiones hasta la Basílica de la Virgen de los Ángeles. Estas peticiones son de todas las personas de su localidad que, por motivos de salud, no pueden realizar la Romería.

Esta oriunda de Caimital de Nicoya, pueblo donde inicia la peregrinación cada primero de agosto, suele durar un día en llegar a la casa de la “Negrita” cuando emprende el viaje a solas; cuando lo hace acompañada, le toma 48 horas.

Cada año, desde el mes de junio, es común encontrar a esta educadora radicada en Tilarán calentando para preparar su condición física de cara a la peregrinación.  

La fe de Jiménez empezó con un legado de sus abuelos maternos, quienes le transmitieron el amor por la patrona de Costa Rica y por la Virgen de Guadalupe, patrona de Nicoya. 

A esto se sumó, años más tarde, una petición de milagro que ella le hizo a la Negrita a raíz de un complejo problema familiar que afrontaba y que la Virgen de los Ángeles le cumplió. Por eso, hoy hace esta ruta cada año para cumplir su promesa.

Jiménez asegura que el sentimiento que se apodera de ella al llegar al altar donde se ubica la réplica de la Virgen hace que su esfuerzo cada primero de agosto valga la pena y cobre un nuevo significado de fe para ella, especialmente ahora, que se ha convertido en la portadora de las peticiones de sus vecinos.

Encuentre todos los detalles sobre esta destacada ciudadana en el video adjunto.

Youtube Teletica